Atraca un banco en Matalascañas con una pistola de juguete

  • Un italiano es detenido en una sucursal con un botín de más de 72.000 euros

El botín era de más de 72.000 euros. Los había conseguido entrando encapuchado en una sucursal bancaria de Matalascañas y amenazando al personal con una pistola de juguete. Cuando llegaron los agentes de la Guardia Civil dispuestos a frustrar el atraco, apuntó a éstos a la cabeza pretendiendo, con su amenaza, que le dejaran el camino expedito.

Pero P. P. fracasó. Los agentes no tragaron. Y las armas de éstos son de verdad, no simuladas. Nada de balas de fogueo. Así que P. P., un italiano que reside en Matalascañas, depuso su actitud. P. P. le había echado el ojo a la sucursal y durante un tiempo estuvo vigilando los movimientos de sus empleados y clientes verificando cuándo podía ser el momento idóneo para dar el golpe. Y ayer se decidió.

Lo hizo a primera hora, al poco de que abriera la oficina. Entró esgrimiendo la pistola simulada y obtuvo del director de la sucursal una bolsa con el dinero. Con lo que no contaba P. P. era con la llamada de alguien que puso en conocimiento de la Guardia Civil que estaban atracando el banco. Llegaron los agentes. El ladrón y el director seguían dentro de la sucursal, pero éste último pudo abandonarla después de un forcejeo con el atracador.

En un último intento por salir con éxito del atolladero en el que se había metido, P. P. amenazó a los guardias civiles con el arma de pega con que había conseguido engañar a los empleados del banco. Fue en vano. Los agentes entrarojn en las dependencias bancarias, lo redujeron, lo detuvieron y lo llevaron al juez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios