Atraca un banco a punta de pistola y huye con tres rehenes en un coche

  • La Policía busca al ladrón, que se llevó 6.000 euros y obligó a una conductora que iba con dos niños pequeños a llevarle hasta la avenida de Andalucía, donde se apeó

Comentarios 33

La Policía Nacional busca desde ayer al atracador que irrumpió armado con una pistola en una sucursal de Cajasol de Santa Clara y luego huyó a bordo de un coche con tres rehenes, dos de ellos niños de corta edad. El delincuente obligó a la propietaria del vehículo a que lo llevara hasta la avenida de Andalucía, donde se apeó en el polígono industrial Carretera Amarilla, a la altura de Puerto Perico, y continuó la huida a pie. El atracador logró llevarse un botín de 6.000 euros.

Los hechos ocurrieron sobre las once y media de la mañana de ayer en la sucursal de la caja de ahorros Cajasol ubicada en la calle Fray Marcos de Niza. El atracador, de unos 40 años, irrumpió a esa hora en la entidad bancaria y logró robar 6.000 euros amenazando con una pistola a los empleados.

Al salir del banco, paró al primer vehículo que vio, un Opel Vectra de color gris, y apuntó a la conductora, que viajaba en el coche con sus dos hijos de corta edad. Un empleado de un supermercado cercano intentó retener al delincuente, pero éste logró montarse en el coche tras amenazarlo también con el arma de fuego. Luego, el atracador obligó a la mujer a llevarle hasta la avenida de Andalucía y luego la dejó libre junto a sus hijos para continuar la fuga a pie hacia la barriada de Los Pajaritos.

La mujer regresó entonces a la puerta de la sucursal, donde tuvo que ser atendida por la fuerte crisis de ansiedad que sufría. Durante toda la mañana, los agentes de la Policía Científica tomaron huellas del vehículo para tratar de identificar al autor del atraco, mientras que la entidad bancaria quedó cerrada al público. A las puertas, los periodistas de varias cadenas de televisión realizaban emisiones en directo informando de lo sucedido.

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional mantiene abierta una investigación desde el momento del suceso pero a la hora de cierre de esta edición todavía no había sido detenida ninguna persona en relación con estos hechos. Durante toda la jornada de ayer, los agentes especializados en este tipo de robos a mano armada tomaron declaración a los numerosos testigos del atraco. Empleados y clientes del banco pasaron ayer por las dependencias policiales. También la mujer a la que tomó como rehén estuvo declarando en la Policía y aportando una descripción del autor del atraco y posterior secuestro, cuya edad rondaría los 40 años. El delincuente llevaba el rostro cubierto, por lo que los testigos tampoco pudieron aportar una descripción del mismo.

Los agentes tratan ahora de identificar a este hombre y también investigan si el arma empleada por el delincuente es una pistola real o simulada. Los atracos a mano armada han vuelto a sufrir un repunte en los últimos días, después de que ya hace dos años se incrementaran de forma notable en Sevilla. En enero de 2008, la coincidencia en la salida de prisión de varios atracadores propició que éstos volvieran a formar bandas con las que cometer este tipo de delitos.

Las fuertes medidas de seguridad de los bancos llevaron a los delincuentes a buscar objetivos más fáciles, en los que quizás se obtuviera menos dinero pero con menor riesgo de detención. Uno de los últimos episodios de este tipo ocurrió en una farmacia de Pino Montano, donde un atracador irrumpió armado con una pistola y con el rostro cubierto con un casco de motorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios