La oposición del Ayuntamiento de Jerez se calla durante el Pleno en solidaridad con la plantilla

  • Los trabajadores sólo han recibido 530 euros de su nómina del pasado mes de enero

Por segundo día consecutivo, la realidad municipal de Jerez de la Frontera (Cádiz) estuvo ayer marcada por acontecimientos insólitos. Si el jueves empleadas de limpieza de Limasa impidieron a la alcaldesa, María José García Pelayo (PP), y a los concejales, así como a la plantilla, entrar en el Ayuntamiento jerezano, ayer fueron los propios partidos de la oposición los que protestaron junto con las trabajadoras de Acasa (concesionaria de ayuda a domicilio). Así, lo que hubo fue un Pleno exprés, ya que en 18 minutos el PP se vio obligado a aprobar en solitario, y gracias a su mayoría absoluta, los 15 puntos que componían el orden del día, entre abucheos y gritos de "dimisión".

La oposición, por su parte, decidió, "en solidaridad" con los trabajadores que aún no han cobrado sus nóminas, no intervenir en el Pleno y permanecer de pie durante la celebración del mismo. El primero en anunciarlo ayer, sorprendiendo a todos los asistentes, fue el portavoz de IU, Joaquín del Valle, quien manifestó que "entendemos que este gobierno local no hace más que tensar la cuerda sin atender en ningún momento al talante conciliador y de concertación social para salir del colapso que pregonaban hace sólo ocho meses y que propugnamos desde esta formación política". "En señal de protesta pacífica y silenciosa -continuó Del Valle- por esta actitud y en solidaridad con los compañeros y trabajadores que están pasando una situación mal porque ven que sus trabajos no se ven recompensados con su legítimo salario que les corresponde, los concejales de IU reiteramos no vamos a participar en los debates del orden del día y nos mantendremos durante esta sesión en señal de protesta nos mantendremos de pie". Unas palabras que, acto seguido, fueron apoyadas por la concejal no adscrita Carmen Torres y por los concejales del PSOE y de Foro Ciudadano.

La decisión fue aplaudida y jaleada por las trabajadores de ayuda a domicilio que asistieron ayer al Pleno con sus pijamas y batas de estar por casa para protestar por su situación.

El Ayuntamiento de Jerez adeuda a sus trabajadores la nómina de enero, de la que se ingresaron 530 euros el viernes pasado, y está previsto que a lo largo del día de hoy se haga una nueva transferencia de alrededor de 700 euros.

Varias concesionarias de servicios públicos se encuentran en huelga por impagos, y las empresas justifican su actitud en la deuda que el Consistorio ha ido acumulando con ellas en estos últimos años. El caso más llamativo es el de las trabajadoras de Acasa, que iniciaron una huelga a principios de enero y llevan ya varias semanas acampadas ante las puertas del Ayuntamiento para reivindicar el cobro de las nóminas de diciembre y enero. También están en huelga los trabajadores del transporte urbano (Urbanos Amarillos) y del servicio de transporte a la zona rural (Linesur), y la plantilla de Limasa, la concesionaria de la limpieza de instalaciones municipales y colegios públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios