Chacón: "Todos los socialistas somos griñanistas en Andalucía"

  • Carme Chacón elogia la neutralidad "impecable" del presidente andaluz.

Comentarios 6

En el AVE camino del 38º Congreso del PSOE, donde le disputará este fin de semana a Alfredo Pérez Rubalcaba el trono de la Secretaría General que deja vacante José Luis Rodríguez Zapatero, Carme Chacón no duda en volcarse con la federación socialista más importante y numerosa, y, para ello, hace un guiño monumental al líder de los socialistas andaluces: "Todos somos griñanistas en Andalucía". Se siente felipista y zapaterista, "orgullosa" de los tiempos de Felipe y "muy orgullosa" de los de Zapatero. Arremete contra los nacionalistas catalanes por el Concierto Económico que persigue CiU, no se siente discriminada ni por mujer ni por catalana en el PSOE y, sobre todo, no se da por aludida cuando la tachan de "experimento" y promete abrir puertas y ventanas para que el PSOE sea "la causa y la casa" de más y más gente tras dos derrotas electorales históricas.

-¿Cree que ha habido guerra sucia en el PSOE?

-Yo me he concentrado en explicar mis propuestas a los militantes. Yo sólo conozco un PSOE, que es en el que milito desde los 16 años y del que me siento orgullosa. Lo quiero levantar porque cada día hay más gente que nos necesita ahí fuera; en especial, después de las respuestas de la derecha europea, que está estrangulando nuestro crecimiento, después de que Rajoy haya bajado la cabeza ante Merkel. Y, sobre todo, después del gran engaño del líder del PP, que dijo que no subiría los impuestos, que no socavaría el poder adquisitivo de los pensionistas, que no recortaría derechos a la gente joven y no bajaría el Salario Mínimo Interprofesional. Ha hecho todo lo contrario, pero, además, ni una medida contra el paro.

-¿Es usted la heredera de Zapatero y Rubalcaba el depositario del legado político de Felipe en esta contienda?

-No pienso elegir entre Felipe y Zapatero. Me siento orgullosa de los tiempos de Felipe y muy orgullosa de los tiempos de Zapatero. Lo que me gustaría es que, once años después del 38º Congreso -donde vengo a pedir humildemente la confianza a los compañeros-, los socialistas se sintieran tan orgullosos como los que estuvimos en el 35º Congreso o en el de Suresnes.

-¿Ha entendido ya que el 20-N no era su momento?

-Di una rueda de prensa en la que expliqué mis motivos. Siempre hay una línea roja que nunca cruzaré. Tuve la sensación de que podía hacerle daño a mi partido y me puse inmediatamente a disposición de Alfredo Pérez Rubalcaba. Hice toda la compaña y sufrimos el resultado más duro de toda la democracia para el PSOE.

-¿Se ha sentido más atacada como mujer o como catalana?

-Yo siempre supe que en este partido nadie iba a discriminar a un militante por ser hombre o mujer, o por haber nacido en uno u otro lugar de España. Si naces en Cataluña, sólo se puede militar en el PSC-PSOE. Si naces más abajo, en el PSPV-PSOE. Y si naces aún más abajo, en el PSOE-A. Pero en verdad lo que creo es que es necesario un socialismo cada vez más fuerte y unido por el bien de España, Europa y la Internacional Socialista.

-Aparte de rechazarlo con uñas y dientes, ¿le queda algo más para dejar claro que está en contra del Cupo Catalán?

-Lo hice durante toda la campaña y sigo haciéndolo. Los nacionalistas tratan de enmascarar con las palabras pacto fiscal el Concierto Económico. Nosotros votamos y aprobamos un sistema de financiación que es solidario con las necesidades tanto del norte como del sur de España. Con él me siento identificada. Ahora lo que nos toca es hacer un esfuerzo de financiación con nuestros ayuntamientos.

-En el PSC no ha hecho mucha gracia tanta contundencia por su parte, ¿no?

-Yo lideré la campaña contra el Concierto Económico y contra el nacionalismo de CiU y a favor de un sistema de financiación que es revisable en un año y medio. Nosotros somos socialistas, no nacionalistas. Además, sabemos que la gente está esperando respuestas a los problemas cotidianos. En el corazón de ese discurso debe estar la lucha contra la desigualdad, y hoy en particular, contra el paro.

-¿Ha entendido Rubalcaba su modelo de financiación autonómica?

-Votó conmigo. Imagino que sí.

-Lo digo porque declaró que no lo compartía…

-Votamos exactamente lo mismo; es decir, el modelo que puso en marcha el Gobierno de Zapatero.

-¿Por qué dicen sus detractores que usted es un experimento frente a Rubalcaba, que pasa por ser un experimento pero con gaseosa?

-Insisto, milito desde los 16 años en el Partido Socialista. Desde muy jovencita fui teniente de alcalde de Hacienda, Personal y Policía de un Ayuntamiento de 50.000 habitantes. Después fui diputada responsable de Educación y Cultura e integrante de la Ejecutiva Federal. Después fui vicepresidenta en el Congreso. Después ministra de Vivienda. Después ministra de Defensa. Nunca a un hombre de 40 años, que haya pasado por todos estos sitios, se le suele llamar experimento. No me daré por aludida.

-¿Felipe González ha protagonizado un acto de responsabilidad apoyando a Rubalcaba o simplemente se ha equivocado?

-A mí me gusta que Felipe diga que me quiere.

-Bueno, con usted resultó algo paternalista, ¿no?

-Yo a él le tengo mucho afecto y la misma admiración ayer que hoy.

-Imagínese que soy un delegado socialista indeciso, ¿qué me diría para convencerme?

-Que soy consciente de que el PSOE tiene que abrir un nuevo tiempo, que soy consciente de que los ciudadanos nos han enviado dos avisos y que le haríamos daño al socialismo si la respuesta fuera no hacer nada, no responder, no reaccionar. Estoy dispuesta a liderar ese tiempo nuevo de respuestas socialdemócratas a esta crisis y a abrir un partido que necesita más que nunca que la sociedad sepa que respuesta a sus problemas está en el PSOE. No me da miedo abrir puertas y ventadas en el Partido Socialista para que el mayor número de gente sienta que somos su causa y su casa.

-Y si fuera un delegado socialista indeciso y en paro junto a 4,6 millones de españoles más…

-Además de todo lo que le he dicho al otro militante, le diría que tenemos en el corazón de nuestro proyecto político la creación de empleo. Tras tres años de crisis, somos conscientes de que la política de sólo ajuste que aplica la derecha lo único que hace es deprimir más la economía. Le diría que el PSOE tiene que levantarse y, junto a nuestros homólogos europeos, flexibilizar el calendario de los ajustes -particularizando en cada país-; destinar los 83.000 millones de fondos europeos no ejecutados a planes de estímulos al crecimiento -para empleo, pero sobre todo para empleo juvenil-, y promover que el BCE inyecte liquidez a los gobiernos. En vez de traer las respuestas que Alemania necesita, Rajoy debe traernos esas medidas.

-¿Y ustedes por qué no lo hicieron?

-Nosotros tomamos decisiones en un mes de mayo que todo el mundo recuerda que han permitido que, mientras Grecia, Irlanda y Portugal se caían e Italia se tambaleaba, España se ha mantenido en pie con nuestra democracia intacta, cosa que no pueden decir ni Italia ni Grecia. A partir de ahí ha venido un PP que lo único que ha hecho es aprobar un hachazo fiscal en el que siete de cada diez euros que ingresan las arcas públicas provienen de los trabajadores, de las clases medias. Han engañado a todos los españoles para llegar al poder.

-Supongamos que ya ha ganado la Secretaría General, ¿cómo integrará a los perdedores?

-No habrá ni perdedores ni ganadores. Al segundo siguiente todos seremos militantes de este partido. Todo para darle fuerza a Pepe Griñán para que Andalucía pueda seguir una senda distinta a la de otras comunidades autónomas gobernadas por el PP. Y pienso en Valencia, con el triple de deuda de Andalucía, que tiene sus cuentas saneadas. Lo dicho, al día siguiente todos seremos socialistas, fuertes y unidos. Socialistas andaluces, por supuesto, para ganar las elecciones.

-Griñán será presidente del PSOE con usted. ¿Y con Rubalcaba?

-Se lo tendrá que preguntar a Rubalcaba. Yo tengo muy claro que me gustaría que el presidente del partido fuera Pepe Griñán.

-¿Comprende la neutralidad activa del secretario general del PSOE andaluz?

-Absolutamente. Ha tenido un comportamiento impecable en este proceso congresual y, en particular, desde que ha sido designado presidente del congreso. Rubalcaba también le dirá lo mismo.

-Pero le agradecerá el apoyo de los griñanistas, ¿no?

-En Andalucía todos los socialistas son griñanistas. En Andalucía todos somos griñanistas.

-¿Parar al PP en Andalucía es misión imposible?

-De momento, Andalucía ha sido misión imposible para Javier Arenas. Me hace gracia que el PP se presente en Andalucía al grito de somos el cambio y nos mande a Arenas. Es una ironía. Es importante para España y Europa que Andalucía pueda seguir dando respuestas a la crisis con un crecimiento sostenible, una economía dinámica, un sistema fiscal más justo, y apostando por sectores punteros como el aeronáutico, por ejemplo. Esas sí que son buenas respuestas.

-Con tanto ERE que ERE, ¿no?

-Fíjese qué diferencia: mientras que el PP ha intentado esconder Gürtel, la Junta de Andalucía ha sido la que ha denunciado ante los tribunales eventuales irregularidades en el caso de los ERE.

-¿Qué cuatro medidas tomará en el momento que se siente en el primer sillón de Ferraz?

-La primera antes de sentarme en Ferraz es pedir al compañero Alfredo Pérez Rubalcaba que siga trabajando en la dirección del partido. Mi tarea será unidad, unidad y unidad.

-Quiere ser candidata a la Presidencia del Gobierno. ¿Unas primarias frente, por ejemplo, a Patxi López serían como una segunda vuelta de este congreso?

-Decía mi abuela que lo primero es antes. Lo primero será ayudar al compañero Patxi López, hoy lehendakari, a ganar las elecciones vascas.

-Por cierto, ¿qué será de su vida si pierde mañana?

-Ponerme al servicio del secretario general de mi partido; es decir, de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios