Chamizo describe el estado de los 'sin papeles' ante la crisis como de "lucha" y "hambre"

  • El Defensor urge a hacerse cargo de la situación de este colectivo y cree que no son bien acogidos

"No tienen nada, ni lo van a tener, y es una emergencia que hay que plantearse ya". Así describió ayer el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, la situación por la que está pasando ante la crisis, posiblemente, el último escalón en la estructura social, los inmigrantes que no tienen documentos. Recientemente, Andalucía Acoge advirtió del incremento de personas de otras nacionalidades que, incluso con dos o tres años de estancia en España, no tenían autorización de residencia o no podían renovarlo tras quedarse sin un empleo. La bolsa de irregulares, previeron, se disparará en los próximos meses por encima de los 100.000 sin papeles.

En la misma línea, Chamizo, tras presentar una exposición sobre la inmigración titulada La ruta prometida, describió que existe una "competitividad, una lucha, y lo que más me preocupa es la cantidad de gente que comienza a pasar hambre en el ámbito de los indocumentados".

El Defensor del Pueblo comparó que los inmigrantes documentados pueden acceder a las prestaciones por desempleo, pero éste no es el caso de este colectivo con el que se dan situaciones "cercanas al teatro de lo absurdo", ya que no pueden acogerse al plan de retorno voluntario ni tampoco solicitar la documentación.

La percepción de la sociedad andaluza también supone una preocupación para el Defensor. Chamizo señaló que "ya no son tan bien acogidos" porque representan competencia en el terreno laboral, aseguró que el colectivo "está viviendo uno de los peores momentos en España" e instó a los poderes públicos a "no despachar las migraciones como un problema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios