La Ciudad del Autismo de Málaga culmina su primera fase

  • El Gobierno ultima un plan nacional para mejorar la calidad de vida de las personas autistas

La Fundación Autismo Sur inauguró ayer la primera fase de la Ciudad del Autismo en Málaga. Cuenta con 15 plazas de residencia y 10 de unidad de día. Pero el edificio ubicado en La Virreina está a medias. Falta completar la obra para llegar a las 50 plazas residenciales y 15 de unidad de día para las que está proyectado.

Quizás por eso, los responsables de la Fundación Autismo Sur llevaron a las autoridades por la parte del edificio que queda pendiente. La primera fase ha sido posible gracias a que el Ayuntamiento cedió el suelo y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad aportó 3,6 millones de ayudas con cargo a la x que marcan los contribuyentes en su declaración de la Renta.

La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, que asistió a la inauguración, aseguró que la estrategia ancional sorbre el autismo, que el Congreso de los Diputados reclamó el pasado noviembre, servirá para "trabajar en el diagnóstico precoz y en la integración laboral y educativa de las personas autistas".

Camarero recordó que uno de cada 150 niños puede padecer algún trastorno del espectro autista por lo que hizo hincapié en que es una realidad que requiere de "mucho compromiso político". Además, detalló que con cargo a las ayudas derivadas del IRPF se han invertido en Málaga en este ejercicio casi seis millones de euros en 113 programas sociales. Subvenciones que Camarero definió como "el más importante elemento de vertebración social".

El representante de las familias desgranó la lucha "a brazo partido" que ha llevado a cabo la fundación en los últimos años para convertir el proyecto en una realidad y precisó que ya hay 40 personas en lista de espera para utilizar las instalaciones. Por eso, insistió en que "queremos terminar esto".

El presidente de la Fundación Autismo Sur, Manuel Llanos, denunció el déficit que existe para la atención de las personas con autismo porque detalló que apenas existen 28 plazas residenciales de la asociación en Málaga y ocho en Cádiz. Además, Llano reclamó a las autoridades "un empujón para acabar el proyecto". "Se ha hecho una inversión fuerte que hay que rentabilizar", advirtió. La obra ha sido posible gracias a la colaboración de las administraciones públicas, la Fundación Once y las obras sociales de Unicaja, Cajamadrid y Cajamar.

Al acto de inauguración asistió también la consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, quien destacó que "aunar esfuerzos de las administraciones da buenos resultados". La Consejera indicó que en la comunidad hay 1.800 personas con trastornos del espectro autista. Para Sánchez Rubio, los retos en este ámbito pasan por avanzar en el diagnóstico precoz y en impulsar centros cualificados de atención que potencien la autonomía personal de las personas autistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios