El Constitucional falla a favor de la profesora de Religión que se casó con un divorciado

  • Ve "incuestionable" que el Obispado de Almería no la renovó al considerar su actuación "incoherente con la doctrina de la Iglesia".

Comentarios 25

El Tribunal Constitucional (TC) ha reconocido el derecho a no sufrir discriminación por sus circunstancias personales, a la libertad ideológica e intimidad personal y familiar de una profesora de Almería a la que no se renovó para enseñar Religión tras casarse con un divorciado. Este hecho "no guarda relación con la actividad docente desempeñada por la demandante, pues no afecta a sus conocimientos dogmáticos o a sus actitudes pedagógicas", según argumenta el TC en su sentencia.

El Obispado de Almería comunicó a la profesora Resurrección Galera en mayo de 2001 que no sería propuesta para continuar impartiendo Religión en el curso siguiente porque su matrimonio, por lo civil, no era "coherente" con la doctrina católica. De esta manera, el Ministerio de Educación no suscribió contrato de trabajo con Galera para enseñar religión católica en el curso 2001-2002.

Galera demandó al Ministerio, a la Consejería de Educación y al Obispado por despido nulo basado en vulneración de derechos fundamentales como la igualdad y la intimidad personal y familiar, según la Constitución. Tanto el Juzgado de lo Social número 3 de Almería como la Sala de lo Social del TSJA (en recurso de súplica) determinaron que no hubo despido, sino simple conclusión del contrato anual por vencimiento del tiempo convenido.

Sin embargo, el TC anula los fallos de ambos tribunales, otorga amparo a Galera e impone "retrotraer" las actuaciones al momento anterior a dictarse la sentencia del Juzgado de Almería, para que este órgano judicial dicte otra nueva que pondere los derechos fundamentales en conflicto, de acuerdo con los fundamentos dados por el TC. También argumenta que el criterio religioso aducido por el Obispado de Almería "no puede prevalecer por sí mismo sobre los derechos fundamentales de la demandante en su relación laboral como profesora de Religión y moral católicas". En ningún momento, prosigue el TC, se ha afirmado que Galera cuestionara la doctrina de la Iglesia católica en relación con el matrimonio, realizara apología del enlace civil ni hubiera hecho exhibición pública de casada con una persona divorciada como es su marido, Johanes Romes.

La profesora expresó ayer su satisfacción por la sentencia. "Es un paso muy grande", dijo, y añadió sentirse "como en una nube". "Después de tantos años esta lucha ha servido de algo", dijo. También la Federación de Profesores de Enseñanza Religiosa, Rafael Ramírez, celebró el pronunciamiento del TC haya "impuesto cordura" ante la "dejación de funciones" en la que incurrió el Ministerio de Educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios