Desarticulada en El Rocío una red que robaba vehículos de lujo

  • La operación se salda con 14 detenidos. La banda, que también traficaba con hachís, contaba entre sus miembros con propietarios de talleres que maquillaban los coches para llevarlos al extranjero.

Comentarios 5

La Guardia Civil ha detenido a 14 personas e imputado a otras siete, acusadas de tráfico de drogas y robo de vehículos de lujo. Los agentes han intervenido más de 1.500 kilos de hachís, 21 vehículos de lujo, tres embarcaciones y diversas propiedades inmobiliarias. La red tenía como centro de operaciones la aldea de El Rocío. La banda contaba con miembros que eran propietarios de talleres y disponían de medios materiales para maquillar los vehículos y falsificar su documentación. Otros se encargaban de localizar y proporcionar a extranjeros los vehículos sustraídos y la documentación falsificada. Las embarcaciones de la organización permitían trasladar más de 4.000 kilos de hachís en cada porte. 

La Benemérita ha llevado a cabo la Operación Poleo en las provincias de Huelva y Málaga, y ha detenido a 14 personas e imputado a otras siete como presuntas integrantes de una organización dedicada al tráfico de drogas y al robo de vehículos de lujo. Los agentes han intervenido más de 1.500 kilos de hachís, 21 vehículos de lujo, tres embarcaciones y diversas propiedades inmobiliarias. 

La red tenía como centro de operaciones la aldea de El Rocío. Con los beneficios que obtenían con la venta de vehículos robados adquirían en Marruecos grandes partidas de hachís que custodiaban y distribuían en la zona. La investigación se inició en julio de 2009, cuando se tuvo conocimiento de la existencia de un grupo organizado que podía estar dedicándose a estas actividades en la citada localidad onubense. Los agentes constataron que la organización se encontraba estructurada en dos células de actuación con misiones completamente diferenciadas. 

La célula supuestamente dedicada al robo y maquillaje de los vehículos y posterior falsificación de su documentación contaba con miembros que eran propietarios de talleres y disponían de suficientes medios materiales y conocimientos en chapa, pintura y mecánica, que les permitían ejercer dicha labor sin levantar la más mínima sospecha de su actividad ilícita. Otros presuntos integrantes de la red eran los encargados de localizar y proporcionar a extranjeros los vehículos sustraídos y la documentación falsificada. 

La Guardia Civil explicó que, una vez falsificados los números de bastidor y matrículas, eran exportados al extranjero, donde se vendían a precio de mercado, obteniendo con ello un alto beneficio. 

Ocultaban droga en caseríos

La segunda célula, cuyo centro de operaciones se encontraba en El Rocío, era la encargada de la compra-venta, ocultación y vigilancia de las drogas, así como de dar cobertura y apoyo logístico a otras organizaciones delictivas. Para ello, realizaban labores de vigilancia y seguridad de los almacenes donde estas organizaciones ocultaban la droga. Para ocultar la droga, tanto en la aldea como en Almonte, utilizaban caseríos o cuadras que habían sido cedidas de buena fe por sus propietarios a varias inmobiliarias para su alquiler o venta, y que la red usaba como tapaderas. 

Los agentes pudieron averiguar durante la investigación y gracias a las grandes dimensiones de las embarcaciones y a los motores de alta potencia que adaptaban a las mismas, que en cada porte desde Marruecos hasta la península, podrían haber transportado más de 4.000 kilos de hachís.

La Guardia Civil destacó que era "tal la conducta arriesgada y peligrosidad de algunos de los integrantes de la red, que uno de sus miembros, cuando circulaba con un vehículo cargado con fardos de hachís, intentó atropellar en Mijas (Málaga) a los miembros de la Guardia Civil que iban a interceptarle". 

En la fase de explotación de la operación realizaron 15 registros en Málaga y Huelva, donde los agentes se incautaron de diversos bienes inmuebles, 21 vehículos, 1.530 kilos de hachís, más de 65.000 euros en efectivo, dos embarcaciones semirrígidas de doce metros de eslora, una embarcación semirrígida de cinco metros de eslora, cinco motores fuera-borda de 250 CV, diverso material electrónico (ordenadores, cámaras, impresoras, teléfonos móviles, etc) y documentación de identidad falsa de los principales investigados.

Las investigaciones, dirigidas por el Juzgado de Instrucción número DOS de Torrevieja (Alicante) han sido llevadas a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado (E.C.O.) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Málaga. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios