España celebra que la ONU vuelva a la posición de 2004 sobre Gibraltar

  • García-Margallo subraya que Londres ha aceptado matizar que "los intereses" del Peñón "sean de acuerdo al derecho internacional"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, afirmó ayer que la resolución sobre el conflicto de Gibraltar aprobada el pasado día 28 en la Comisión de Política Especial y de Descolonización (Cuarta Comisión) de las Naciones Unidas -y que se elevará a la Asamblea General en diciembre- supone un "primer paso hacia el restablecimiento de la normalidad que se rompió en 2004". El ministro se refiere a que la ONU da por "enterrada" la Declaración de Córdoba, unos acuerdos sellados en el marco del Foro Tripartito con el anterior Ejecutivo socialista que no satisfacen al actual Gobierno del PP.

Además el texto reconoce la vigencia de la Declaración de Bruselas de 1984, por la que Madrid y Londres se comprometieron a negociar la soberanía del Peñón, y otras resoluciones de la ONU.

Como viene ocurriendo desde 1965 de forma ininterrumpida, Naciones Unidas recomienda en este texto a España y Reino Unido que resuelvan sus diferencias en torno a la soberanía del Peñón a través de negociaciones bilaterales, paralizadas por los británicos desde el año 2002.

Las principales novedades que introduce el proyecto de resolución de este año son, desde el punto de vista del Gobierno español, en primer lugar, que Londres ha aceptado "matizar" la referencia a la necesidad de que la solución definitiva al conflicto que eventualmente alcancen España y Reino Unido tenga en cuenta "los intereses y las aspiraciones de Gibraltar que sean coherentes con el derecho internacional", subrayó el ministro. García-Margallo considera que gracias a este matiz se vuelve a la situación anterior a 2004, cuando primaba la tesis española respecto de que la descolonización de Gibraltar se tenía que producir respetando el principio de integridad territorial de España. En 2004, el Gobierno socialista aceptó que Reino Unido introdujese en el texto que la solución bilateral al contencioso de Gibraltar debía tener en cuenta "los intereses y aspiraciones" de Gibraltar, que no se considera ya una colonia británica por sus elevados niveles de autonomía y que podría, en un futuro, declarar su independencia.

España también valora que el texto de este año mantenga una referencia a las diversas resoluciones de Naciones Unidas que constituyen la doctrina sobre la descolonización de Gibraltar, y que establecen, entre otras cosas, que la situación colonial de Gibraltar destruye la integridad territorial de España.

La resolución "toma nota" del "deseo" de Reino Unido de continuar con el Foro tripartito de Diálogo sobre Gibraltar, pero también de la posición española que da por muerto ese foro y querría reemplazarlo por un "nuevo mecanismo de cooperación local" en el que estén representados Gibraltar y representantes del Campo de Gibraltar. El texto "toma nota de los esfuerzos" hechos por España y Reino Unido para "resolver los problemas actuales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios