Granada participa en el primer trasplante en cadena de España

  • El Hospital Virgen de las Nieves y la Fundación Puigvert de Barcelona sincronizan varios injertos renales gracias a un donante vivo no vinculado a los pacientes

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada y la Fundación Puigvert de Barcelona han realizado con éxito la primera cadena de trasplantes renales de vivo en España en la que participa un donante altruista o buen samaritano, que dio su riñón a un desconocido. Así lo anunciaron ayer la ministra de Sanidad, Leire Pajín, y el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, que informaron de que la cadena estuvo protagonizada por seis personas: el buen samaritano, dos parejas (con un donante y un receptor cada una) y el último receptor que estaba en la lista de espera de donante fallecido desde hace tres años.

Las seis intervenciones se realizaron el pasado 6 de abril en ambos hospitales y "en apenas unas horas", entre las ocho de la mañana y las cinco de la tarde de ese día. Todos han recibido ya el alta y evolucionan favorablemente.

Según explicó el director de la ONT, la cadena se inició cuando el buen samaritano expresó su voluntad de donar altruistamente su órgano y, tras superar rigurosos exámenes médicos y psicológicos, se buscó al receptor de una pareja de Barcelona. La esposa entregó su riñón para el receptor de una segunda pareja de Granada, adonde se trasladó el órgano en avión, y de la que salió el último donante que benefició a una mujer de Barcelona, inscrita en la lista de espera de fallecidos desde hacía tres años. Todas las intervenciones han sido posibles gracias a la "buena colaboración" entre la ONT, los coordinadores autonómicos de trasplantes y los profesionales de ambos hospitales, según destacó el doctor Matesanz, que explicó que la gran "ventaja" de este proceso es que "quienes han viajado han sido los órganos", y no los donantes ni los receptores. No obstante, resaltó Matesanz, el inicio de esta cadena no hubiese sido posible sin la "generosidad" del donante buen samaritano, una figura aprobada en 2010 por la ONT y las comunidades para fomentar el trasplante renal de donantes vivos, y a la que desde su anuncio se han apuntado un total de 35 personas, de las cuales 18 han sido rechazadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios