Griñán admite la "confusión" en las propuestas económicas del Gobierno

  • El presidente andaluz defiende las medidas del Gobierno de Zapatero pero reconoce que el mensaje no se ha sabido transmitir · Arenas pide "más respeto" para pensionistas, parados y trabajadores

Improvisación no. Confusión sí. Para el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero no ha improvisado sus propuestas en materia económica, entre ellas la reforma del sistema de pensiones. En todo caso, no ha sabido transmitirlas, de manera que el mensaje se ha comunicado de una manera "confusa". Griñán, consejero de Economía y Hacienda antes de convertirse en jefe del Gobierno autonómico en sustitución de Manuel Chaves, hizo hincapié ayer en Málaga en que las medidas económicas deben abordarse "con tranquilidad", dado que "los mercados están muy revolucionados, y sobre todo los financieros".

Cuando la economía crecía a tasas del 4% o 5%, "la bolsa estaba más baja de lo que está ahora", recordó el presidente de la Junta para evidenciar la "contradicción" existente. Además, Griñán defendió las tres propuestas económicas del Ejecutivo porque responden a "necesidades objetivas", aunque "a veces no sea bueno mezclarlas", concretadas en el Objetivo de Estabilidad Presupuestaria, para que el déficit público no supere el 3% del PIB en 2013, la "reflexión" sobre el envejecimiento de la población y las pensiones y la reforma laboral.

Según Griñán, la Junta va "de la mano" con el Gobierno para cumplir el Objetivo de Estabilidad Presupuestaria porque éste determina la estabilidad monetaria y económica. En materia de pensiones, el presidente andaluz indicó que "todo cuanto se haga ha de llevarse al Pacto de Toledo", cuyo objetivo [dijo refiriéndose a un periodista joven] es que "usted cobre su pensión. Yo la mía la tengo asegurada", tras lo que recordó que los menores de 25 años ya suponen menos del 20%.

"No vamos a dar gritos, sino que vamos a reflexionar", agregó Griñán, quien también se refirió a la necesidad de que la reforma laboral vaya precedida por una negociación bilateral entre empresarios y sindicatos, que está "estancada", relativa a las rentas. A este respecto, el dirigente socialista expresó su "rabia" por que la negociación sobre salarios esté bloqueada, porque "ningún año lo estuvo".

Las palabras de Griñán sobre este asunto tuvieron la réplica de su adversario, el presidente del PP-A, Javier Arenas, quien exigió a él y a Zapatero "respeto" para los pensionistas, los trabajadores y los parados, a los que "se les está engañando". De hecho, criticó a los dirigentes socialistas por "llevar la frivolidad a su máximo exponente, habiendo perdido el norte con todas las consecuencias".

Para Arenas, las últimas medidas económicas planteadas por el Gobierno central son "un auténtico disparate", y apuntó que "Rodríguez Zapatero, Manuel Chaves y el sustituto de Chaves [en referencia a Griñán] están creando incertidumbre entre la población y una desconfianza extraordinaria", lo que contribuye a que "se sigan retrayendo el consumo y la inversión".

Así, el líder de los populares andaluces, que asistió en Mijas (Málaga) a la entrega de carnés a afiliados del PP, denunció que el Gobierno se plantee retrasar la edad legal de jubilación hasta los 67 años, y calificó esta medida de "vergüenza", sobre todo cuando "lo que hay que tener es compromiso y respeto".

En este contexto, Arenas también se refirió a que los afectados por el cierre de la multinacional de automoción Delphi que cumplan 50 años en 2010 puedan acogerse, de forma voluntaria, al sistema de prejubilaciones, y lamentó que "se haya engañado" a los trabajadores. Precisamente, Arenas se preguntó "cómo se pueden fomentar prejubilaciones a los 50 años y a la vez proponer que la jubilación forzosa se retrase dos años". En su opinión, se trata de "un auténtico contrasentido y una auténtica vergüenza".

Además, Arenas opinó que Griñán es "el menos indicado para hablar de sondeos", por lo que "debería ser más discreto", en tanto que "ha conseguido que en un año el socialismo tenga la primera encuesta oficial que le da perdiendo". El líder del PP-A declaró que el presidente andaluz "ya llevaba cocinando desde diciembre la encuesta del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA)", la cual, según subrayó, "sabe perfectamente que daba al Partido Popular mucha más distancia".

"Lo normal es que los líderes de la oposición estén por debajo que los del Gobierno en valoración", indicó el presidente del PP andaluz, pero, como destacó, "es absolutamente anormal que tengamos un presidente al que no conocen el 80% de los andaluces". La polémica sobre este tema se avivó del lado de Griñán, quien hizo referencia a que las encuestas realizadas en plena crisis económica no dan una buena valoración al Gobierno central. Sin embargo, el presidente andaluz consideró "terrible" que el líder la oposición, Mariano Rajoy, "esté todavía peor valorado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios