Griñán fija las elecciones el 25-M

  • Agota toda la legislatura y se enfrenta a las elecciones más difíciles para el PSOE desde el inicio de la autonomía, con las encuestas y el peso de los ERE en contra, y la educación y la sanidad como banderas

Comentarios 108

No hubo sorpresas sobre la fecha, aunque sí en el lugar y el modo de anunciarlo. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, comunicó ayer desde Málaga que las elecciones autonómicas serán el próximo 25 de marzo, la fecha con mayores posibilidades una vez que el líder andaluz decidió hace meses agotar toda la legislatura y no hacer coincidir los comicios con los generales del pasado 20 de noviembre. El 25 de marzo era la fecha más probable, porque los siguientes domingos ya entraban en Semana Santa, y el anterior -el día 18- era el día previo a la celebración en Cádiz del Bicentenario de la Constitución de 1812. Ese día -lunes-, los Reyes estarán en la ciudad andaluza, y no parecía el más propicio para hacerlo coincidir con la jornada en la cual suelen hacerse los balances electorales. Así que lo previsible: el domingo 25 de marzo.

Griñán y sus consejeros hubieran preferido esperar un poco más, al mes de abril, cuando ya se deben conocer los Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, el modo en que Rajoy acometerá la reducción del déficit hasta el 6%, que se materializará en unos 25.000 millones de euros con claros efectos sobre las comunidades autónomas. El eje de la campaña de Griñán se va a basar en las diferentes políticas que ha aplicado respecto al Gobierno, de ahí que el PSOE subrayará a partir de ahora en una campaña que ni en educación ni en sanidad ha habido recortes. Para 2012, por ejemplo, se han convocado oposiciones para 2.389 plazas de profesores. Griñán dijo en Málaga que estos han sido los "años más difíciles" que ha vivido en su "larga biografía política", aunque las políticas de austeridad le han permitido que Andalucía tenga la deuda por habitante más baja de España -1.610 euros frente a los 2.834 de media-  y que ello le haya permitido mantener el gasto en educación, sanidad y servicios sociales. Calificó la legislatura de "intensa", y no le faltó razón, ni en lo político -comenzó con Manuel Chaves como líder de la Junta y del PSOE- ni en lo económico.

La lectura que el PP realizó del anuncio  fue que Griñán ha intentado "tapar" con esta noticia el último escándalo del caso de los ERE, el que relaciona al ex director general de Empleo, Francisco Javier Guerrero, con su chófer, al que le concedió tres ayudas de 450.000 euros en un solo día para crear empresas ficticias. El conductor declaró ante los juzgados de Andújar que una parte del dinero los dedicó a comprar cocaína y objetos de lujo para ambos. El caso de los ERE y los 30 años de gobierno del PSOE van a ser argumentos de desgaste que el PP utilizará durante la campaña electoral, aunque la clave de bóveda llevará la misma palabra talismán que utilizó Rajoy: cambio.

Griñán realizó el anuncio desde Málaga, donde había acudido a la inauguración de un centro de investigación turística y a la puesta en prueba de una línea de metro. "Andalucía no es sólo Sevilla, y Málaga es una ciudad importantísima", aseguró el presidente, que el día antes lo había comunicado a algunos consejeros. Junto al presidente, y en Málaga, le acompañaron siete consejeros: los de Presidencia, Turismo, Cultura, Hacienda, Economía, Gobernación y Obras Públicas.

Griñán, el PSOE andaluz y el federal afrontan estas elecciones en el momento más delicado de su reciente historia. Por primera vez desde 1982, el PP, ahora liderado por Javier Arenas, cuenta con serias posibilidades de formar gobierno. Así, al menos, lo indican todas las encuestas, y la propia realidad muestra algo similar: el PP ganó el 22 de mayo y el 20 de noviembre, fecha de las municipales y de las generales, sus primeras elecciones en Andalucía. La irrupción de UPyD, el partido de Rosa Díez, en el panorama andaluz le puede convertir en llave del próximo Parlamento, con lo que se rompería el esquema tradicional que enfrentaba una probable victoria del PP sin absoluta contra un gobierno de coalición entre PSOE e IU. Esto ha saltado ahora por los aires, y las elecciones del 25 de marzo pueden alumbrar una Cámara con más de tres grupos.

Estas autonómicas serán las novenas que se celebran en Andalucía desde las primeras de 1982, cuando ganó Rafael Escuredo. Desde entonces, gobierna el PSOE, aunque en de las de 1994, 1996 y 2000 salieron con mayorías simples. En 2004, Manuel Chaves volvió a recuperar la mayoría absoluta, un hecho que revalidó en 2008, aunque un año después dimitió y el grupo socialista eligió al entonces vicepresidente Griñán como su sucesor. Los comicios de 2012 serán los terceros que se celebran sin coincidir con otras elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios