Griñán mantiene que no cabe más austeridad en la Administración

  • El vicepresidente recalca que el ahorro impera en cada una de las decisiones que adopta el Gobierno · El PP acusa a la Junta de actuar con despilfarro y boato

El vicepresidente económico del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán, defendió ayer en el Parlamento la austeridad con la que la Junta elabora sus presupuestos frente a la acusación de "despilfarro" que escuchó del PP. El parlamentario Jorge Ramos Aznar, que acusó a los socialistas de actuar como "nuevos ricos", exigió al responsable de Economía "huir del despilfarro".

"Somos la comunidad autónoma que más ha reducido su endeudamiento, los que hemos sido más austeros y, además, los que pagamos mejor", aseguró el vicepresidente que recurrió a los datos del Banco de España para compararse con otras comunidades.

Así, expuso que si la deuda de Andalucía se traduce en 837 euros por habitante, en el caso de la Comunidad Valenciana ésta sube hasta los 2.425 euros y 2.399 por cada catalán. "Pero es que además pagamos mejor", añadió el vicepresidente que aseguró que la Junta ha pagado a todos sus proveedores con fecha hasta el 20 de enero; incluidos los más de 3.000 millones de euros que adeudaba el SAS.

"La responsabilidad en la utilización de los recursos públicos, en una época de crisis económica, impregna todas y cada una de las decisiones presupuestarias, adoptadas desde los principios de austeridad y ahorro", añadió Griñán que, no obstante, se mostró abierto al diálogo con la oposición en materias como el gasto en altos cargos. Especificó, no obstante, que el programa de reducción del gasto no vinculado a la prestación de servicios públicos y la congelación de las retribuciones a los altos cargos consiguieron un ahorro en 2009 de 170 millones de euros.

Explicaciones que no le valieron al diputado del PP que habló de un Gobierno "instalado en el boato". Ramos Aznar añadió que "no se trata de gastar menos, sino de gastar mejor" y propuso un ahorro de entre 400 a 500 millones en el gasto de personal. Recordó el parlamentario del PP que Andalucía cuenta con el Gobierno con más consejerías de todas la autonomías y que cuenta con 343 altos cargos, a los que calificó como "enchufados del PSOE" y para los que propuso impedir por ley que ganen más que el presidente de la Junta. "No diga que no puede hacer más, se ha convertido en una estatua como el señor Solbes", recalcó.

Griñán le respondió nuevamente acudiendo a la comparativa con otras autonomías. "El presidente andaluz cobra 81.000 euros al año, frente a los 108.000 de la presidenta de Madrid. Un director general en Madrid cobra 91.650 euros, un 13% más que el presidente andaluz", sostuvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios