Hallado el cadáver de un hombre en el lago de Arcos

  • El fallecido, de 44 años, era vecino de la localidad serrana Se encontraba pescando en una zona escarpada de difícil acceso

En la mañana de ayer un hombre fue hallado muerto en el lago de Arcos, concretamente, en una zona próxima al centro de ocio 'Waka-Waka'. Efectivos del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz (CBPC) en el Parque de Arcos intervinieron en el rescate del cuerpo durante dos horas y media. 

El fallecido, identificado como Antonio Navas Muñoz, era vecino de la localidad serrana y tenía 44 años, según han informado los Bomberos en una nota en la que explican que éste se encontraba "pescando en una zona escarpada de difícil acceso". Asimismo, desde el Consorcio han confirmado que en dicha zona apenas había profundidad, siendo un área de lodos y barros. 

A su llegada, los efectivos encontraron el cuerpo de la víctima "bocabajo sobre el agua", en un espacio de poco calado. Para recuperar el cadáver utilizaron un sistema de poleas -polifreno y polipasto-; posteriormente lo trasladaron en camilla. 

Los Bomberos desplazaron hasta el lugar de los hechos una dotación total de cinco efectivos con herramientas de rescate y tres vehículos; en concreto, un vehículo urbano ligero (P-13), un vehículo rural (R-25) y un vehículo de rescate ligero (S-24). 

El servicio, que comenzó a las 12:47 con el aviso de Policía Local a la Sala de Emergencias del 085, finalizó a las 15:30 -dos horas y media después- con la entrada de los vehículos en el parque de Arcos, según informaron los Bomberos, que también precisaron que en el lugar se encontraban agentes de la Policía Local  y de la Guardia Civil. 

Según ha podido saber este periódico, el cuerpo sin vida de este vecino de Arcos fue trasladado ayer por la tarde al Hospital Puerta del Mar de Cádiz para realizar la autopsia y esclarecer las causas de la muerte, que hasta el momento se desconocen.

Antonio Navas Muñoz, de 44 años de edad, se dedicaba a la venta e instalación de electrodomésticos en Arcos. Era aficionado a la pesca y solía acudir con  frecuencia al lago para disfrutar de este hobby, precisamente a la zona donde fue encontrado su cuerpo. Era uno de los tantos fieles de la localidad que procesionaba como 'armao' en la Hermandad de San Antonio durante la Semana Santa. Muchos vecinos lo definen como "una bellísima persona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios