Sucesos

Incendian un coche con un cadáver dentro en un diseminado de El Puerto

  • La víctima había recibido disparos y estaba maniatado en el maletero del vehículo.

Comentarios 19

Pasaban las doce del mediodía cuando vecinos del diseminado Las dos palmeras, en El Puerto, situado en las inmediaciones del campo de golf de la Carretera de Sanlúcar, avisaban a los bomberos al salir ardiendo un turismo blanco, marca Volkswagen Polo, al final de la calle Palmera de Guadalupe. 

Cuando los efectivos contraincendios acudieron a la zona se encontraron con que en el interior del vehículo había un cadáver, que al parecer estaba maniatado y en el maletero del coche. Según ha podido saber este periódico el cuerpo presentaba impactos de bala.  

Pasadas las dos de la tarde llegaban hasta el lugar de los hechos varios vehículos de la Policía Nacional, que acordonaron la zona y localizaron a algunos testigos, que acudieron a declarar a Comisaría. Pese a los esfuerzos de los agentes por alejar a a los curiosos y a los periodistas de la zona, fueron muchos los vecinos de Las dos palmeras que permanecieron atentos a las diligencias que se iban practicando, si bien el celo policial cada vez era mayor y finalmente el cordón se amplió para evitar las miradas de los curiosos.

Hasta ahora no ha trascendido la identidad del fallecido, aunque se sabe que es un varón de 57 años y su nombre de pila era Ángel. Al parecer se trata de una persona presuntamente relacionada con el mundo de la prostitución, ya que tenía lazos con un conocido prostíbulo portuense. 

El  vehículo incendiado estaba matriculado en Jerez y su titular es un hombre mayor, pero se desconoce si era el coche de la víctima. Aunque el vehículo no llegó a carbonizarse, sí presentaba evidentes signos de haber sido pasto de las llamas, lo que sin duda habrá dificultado las labores de identificación del cuerpo. El coche presentaba los cristales de las ventanillas traseras reventados, a causa del fuego.

Sobre las cuatro y media de la  tarde llegaba el forense hasta la zona y, tras examinar con detenimiento el cadáver, el levantamiento se produjo cerca ya de las seis, cuando una furgoneta de Servisa trasladaba el cuerpo al Instituto Anatómico Forense para realizarle la autopsia. 

Aunque el juez decretó de inmediato el secreto de sumario, se sabe que no se trata de un hecho aislado sino de una investigación abierta hace tiempo, relacionada con ajustes de cuentas muy probablemente por el cobro de deudas del narcotráfico.

Hace tres años y medio, en septiembre de 2011, fallecía a causa de los disparos de una escopeta una mujer de 50 años apenas unas calles más abajo en este mismo diseminado de Las dos palmeras, en la calle Alfarero.  Pocos meses después se detenía  a su  presunto asesino en Barcelona, un hombre de 60 años.

Vecinos de este diseminado portuense lamentaban la inseguridad que sufre la zona y se quejaban de que la presencia policial solo se hace efectiva cuando se produce algún hecho de este tipo, por desgracia con demasiada frecuencia en los últimos años.  “Por aquí deberían venir más de cuatro veces para ver lo que hay”, se quejaba una de las vecinas de la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios