La Junta presiona al Gobierno al no admitir rebajas en el cobro de la deuda histórica

  • En la recta final de la negociación, Griñán asegura que "no se aceptará nada" por debajo de los 784 millones pactados y, ante las discrepancias en la valoración de los solares, aboga por un tasador independiente.

Comentarios 16

En plena cuenta atrás para que la Junta de Andalucía y el Gobierno central den de una vez por todas por zanjado el capítulo de la deuda histórica, el presidente andaluz, José Antonio Griñán, lanzó ayer una advertencia: "no se va a aceptar nada" por debajo de los 784 millones que quedan por pagar de este concepto. El órdago tiene su explicación: existen "discrepancias" en la tasación de los solares con los que se quiere liquidar una parte y éstas alcanzan la cifra nada desdeñable de 100 millones, es decir, un 12% a favor de las arcas estatales.

Para limar esas diferencias en las valoraciones de ambos ejecutivos, Griñán abogó por recurrir a un "tercer tasador imparcial" que determine "la cantidad justa"; algo que ya se previó en el acuerdo alcanzado por ambas partes el pasado mes de noviembre. Fue entonces cuando se determinó que la deuda histórica se saldaría con los activos de la sociedad que gestiona la Expo 92 (300 millones )y en terrenos (484 millones), aunque no llegó a ser una superficie cerrada. Desde un principio hubo un vaivén de metros cuadrados en la negociación, hasta que se acordó un listado que sumó 330 hectáreas, pero que nunca dejó de tener un carácter provisional al quedar sujeto a las tasaciones.

Mientras este escollo se resuelve o no, el tiempo corre en contra. El Estatuto marca que debe haber una solución antes del próximo 20 de marzo. Pero si no es así, tal y como afirmó Griñán antes de un acto con cargos orgánicos e institucionales del PSOE de Huelva, "no habrá acuerdo". No obstante, y ante el margen que queda, confió en que no haya que llegar a ese extremo.

El PSOE, que se precipitó a lanzar en diciembre una campaña publicitaria bajo el lema La deuda histórica ya es historia -se han gastado 100.000 euros-, tambiénespera que, llegada esa fecha, este contencioso que arrastra casi tres decenios esté acabado. Es consciente de las dificultades derivadas del momento económico y de la situación financiera del Gobierno, más aún cuando no está del todo descartada la opción del pago en metálico -al menos, así lo reconoció hace una semana el consejero de la Presidencia, Antonio Ávila-, pero no duda de que el Gobierno amigo de Madrid resolverá a favor de la demanda andaluza. En el mitin celebrado el pasado domingo, Rodríguez Zapatero reconoció el peso que tiene la comunidad llegando a afirmar que "Andalucía es la columna vertebral del PSOE".

Si el 20 de marzo no hay acuerdo, cabe recordar que existe un precedente. Ya en la cuantificación de la deuda, una negociación que lideró el propio Griñán como consejero de Economía, hubo dificultades para consensuar cuánto es lo que debía llegar a Andalucía para corregir su déficit en vivienda, sanidad y educación, y se dio una prórroga de seis meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios