La crisis de los socialistas de Sevilla

Manuel Gracia dirigirá el PSOE de Sevilla tras la dimisión de Viera

  • La dirección federal dispone que sea un socialista tradicional y veterano quien equilibre el partido · Tras la crisis del domingo lo más probable es que el comité andaluz no corrija hoy la lista que encabeza Griñán.

Comentarios 25

Empate. El PSOE encontró este lunes una fórmula equilibrada para dirigir el partido en Sevilla en los próximos meses después de la dimisión de José Antonio Viera como secretario general. La comisión gestora nombrada estará presidida por el vicepresidente del Parlamento andaluz, Manuel Gracia. Este socialista tradicional y veterano gestionará el PSOE de Sevilla junto a María José Fernández, afín a la dirección regional, y Javier Fernández, estrecho colaborador de Viera. Ambos son referentes a nivel provincial del chaconismo y el rubalcabismo, los dos sectores cuyo enfrentamiento ha terminado por hacer saltar por los aires al partido en Sevilla.

La elección de la comisión gestora entra dentro de los criterios seguidos por los socialistas en crisis recientes como la de Almería: un presidente neutral y ajeno a la provincia. Manuel Gracia milita en Córdoba -donde ha sido elegido número 2 de la lista al Parlamento andaluz- pero reside desde hace tiempo en Sevilla y no se ha decantado claramente por ninguno de los dos candidatos en el 38º congreso federal. Aunque el perfil de Gracia concuerda más con el de los seguidores de Rubalcaba. Y, a pesar de que la comisión gestora es una propuesta de la Ejecutiva regional, finalmente es la federal quien la autoriza y, según parece, quien se habría inclinado por este veterano parlamentario. Por su parte, la dirección regional habría intentado otros movimientos, con personas que han mostrado que han tenido también un papel importante en esta crisis interna, pero al final el debate se zanjó ayer con la elección de dos vocales del PSOE de Sevilla en la Ejecutiva federal.

Tras cerrarse el capítulo de la gestora de Sevilla, el siguiente paso es que el comité director del PSOE andaluz apruebe este miércoles las listas electorales para el 25-M. Tras la reunión celebrada este lunes en Madrid entre las ejecutivas regional y federal, se espera que en Andalucía se hagan "ajustes" en algunas candidaturas, sobre todo, en las que la integración no ha sido posible y se han mantenido abiertas las divisiones entre rubalcabistas y chaconistas. Estos retoques serán abordados este martes mismo en el comité andaluz de listas, órgano encargado de elevar las propuestas al comité director para su aprobación.

Según distintos sectores consultados, es probable que los cambios se introduzcan en la lista de Cádiz, básicamente, y en Córdoba o Málaga. Si bien en Sevilla la propuesta se mantendría tal cual. Ésta está encabezada por José Antonio Griñán y Susana Díaz y le siguen, por orden, José Caballos, María Jesús Montero, José Muñoz, Carmen Tovar, Carmelo Gómez, Verónica Pérez y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en un noveno puesto con pocas posibilidades de salida.

De hecho, de haber algún cambio en Sevilla, se esperaría que afectase al número 9 en detrimento del número 7, Carmelo Gómez, mano derecha de Susana Díaz en Sevilla y cuyo nombre fue incluido a última hora. La entrada en puestos preferentes de Gómez de Celis habría sido una de las peleas libradas por Viera, que ha contado con su apoyo en el pulso mantenido en el pasado congreso provincial.

En el entorno de Griñán se mostró este lunes de nuevo el malestar por el hecho de que las presiones de Susana Díaz para imponer a Carmelo Gómez, dejando fuera también a un hombre de la confianza del propio presidente de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, hubieran generado una ruptura sin solución. Y desde el sector crítico se incidió en que la batalla en esta lista, integradora en cuanto al número de representantes de cada sector, estuvo en la asignación de los puestos 7 y 9.

De cualquier manera, la dirección regional volverá a esgrimir este martes que la lista representa a todas las corrientes dentro del partido para evitar modificarla. Y de el sector crítico hubo también quien insistió en la necesidad de pasar página , evitar los odios y centrar todos los esfuerzos en las próximas elecciones autonómicas donde el PSOE se juega la Junta de Andalucía. Todo lo que sea introducir cambios sería abrir nuevos melones y reeditar heridas sangrantes.

El sector afín a Viera matizó este lunes que en la composición de la lista de Sevilla para el 25-M, más que vetos, habría habido injerencias por parte de Susana Díaz. Y aclaró que los vetos a los que se refirió Viera en su discurso de despedida tras anunciar su dimisión al comité provincial se referían al proceso anterior al congreso federal, cuando reveló que se le prohibió la inclusión del histórico Alfonso Guerra, no a la última semana. Por lo que entre los críticos hay quien opina que la dimisión de Viera no era necesaria.

No obstante, fue el ex secretario general quien tomó la decisión. "Se ha ido él solito", apuntó este martes la vicepresidenta federal del PSOE, Elena Valenciano, aclarando que Viera no consultó con Rubalcaba esta salida. Además, la respuesta de Valenciano llega un día después de que se pusiera de manifiesto el malestar existente entre los rubalcabistas con la dirección federal, de la que se echó en falta un golpe de mando para frenar la crisis.

Con la elección de la comisión gestora, se considera que el comité provincial que el domingo votó la propuesta de Sevilla tiene validez pues no ha sido impugnado a pesar de las dudas sobre su legalidad, ya que se reunió cuando la Ejecutiva provincial se había ya disuelto obligatoriamente por la dimisión del secretario general. Hasta que mañana el comité director no dé por buena la propuesta, la dirección federal no tendrá que pronunciarse. "Pero esto lo arreglamos", apuntó este lunes Susana Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios