El juicio de la operación malaya

Marbella debe saldar en ocho años 500 millones de deuda heredada del gilismo

  • El tribunal ha resuelto que los abogados y acusados acudan a todas las sesiones previas que se prolongarán al menos un mes · Los letrados tienen estipulado hasta dónde deben dejar los maletines

Comentarios 2

La abogada del presunto cerebro del caso Malaya, Juan Antonio Roca, presentó ayer el escrito de defensa. Este informe provisional, junto al de la hija del principal implicado en la causa, han sido los últimos que se han registrado, ya que el tribunal concedió un periodo extraordinario para que se presentaran ambos escritos después de que ambos procesados cambiaran de letrados defensores.

Fuentes judiciales han explicado a grandes rasgos que el informe, de cerca de 70 folios de extensión, muestra la disconformidad de Roca con los hechos que le atribuye la Fiscalía Anticorrupción y plantea una prolija relación de nuevas pruebas.

En principio no se descarta que la mayoría de las pruebas propuestas por Roca y su hija sean aceptadas por el tribunal, puesto que ése ha sido el criterio que ha mantenido ante las peticiones en este sentido formuladas por las defensas del resto de procesados con el fin de evitar que en un supuesto recurso de casación ante el Tribunal Supremo aleguen indefensión.

Fuentes judiciales han expresado su confianza en que la mayoría de estas pruebas se puedan realizar en septiembre y a lo largo del periodo de exposición de las cuestiones previas. La sala incluso estaría dispuesta a aceptar que continúen practicando ya iniciado el juicio y las declaraciones de los acusados. Aunque, eso sí, es renuente a aplazar la vista para permitir que se realicen esas pruebas.

Las mismas fuentes han resaltado la colaboración y agilidad que muestran tanto el Ayuntamiento de Marbella como algunos notarios para atender los requerimientos que les llegan desde la Audiencia.

Por otra parte, el tribunal ha resuelto que los abogados y procesados en este sumario por presunta corrupción política y urbanística en Marbella acudan sin excepción a todas y cada una de las sesiones en las que se expondrán las cuestiones previas. Aunque la sala que preside el magistrado José Godino se ha mostrado conforme en dar las máximas facilidades durante la vista oral y permitir la ausencia tanto de letrados como de acusados que no estén directamente relacionados con el asunto que en cada momento se debata, entiende que en esta fase del proceso es imprescindible que asistan todos los implicados, puesto que, por ejemplo, si se aceptara una nulidad planteada por una parte, esa medida afectaría al conjunto.

La exposición de las cuestiones previstas previsiblemente consumirá cerca de un mes en sesiones judiciales, puesto que el tribunal aceptará tanto los asuntos de previo pronunciado previstos para los sumarios, como aquellos otros que la Ley de Enjuiciamiento Criminal reserva para los procedimientos abreviados.

Además el tribunal está dispuesto a permitir que durante la celebración del juicio se consulte al Tribunal Supremo la cuestión de la declinatoria de jurisdicción o competencia de esta sala para entender y juzgar el caso Malaya. La Ley de Enjuiciamiento Criminal permite que las resoluciones de los tribunales sobre este tipo de cuestiones se recurran ante el Supremo, pero es confuso a la hora de referirse al tipo de recurso que proceden. Esas circunstancias serán aprovechadas para permitir a las defensas que eleven recursos de queja en vez de casación, de modo que la vista oral no sea obligado suspenderla mientras se pronuncia el Alto Tribunal.

No obstante, una vez que se expongan las cuestiones previstas y las acusaciones (Fiscalía, Ayuntamiento de Marbella, Junta de Andalucía y Agencia Tributaria) las rebatan, la sala suspenderá la vista durante unos días. El tribunal, entonces, dictará un auto en el que resolverá las cuestiones previas que considere ineludibles, aunque sobre aquellas que no crea inaplazables se pronunciará ya en la sentencia.

La Audiencia de Málaga trata de cuadrar con la precisión de un ingeniero hasta el último detalle relacionado con el juicio por el caso Malaya, que comenzará a las 10 de la mañana del próximo lunes. El tribunal prepara un escrito de unos seis folios que hará llegar al centenar de letrados con instrucciones pormenorizadas para el Día D: ahí se detallará dónde deben situarse, en qué lugar depositarán sus maletines o, incluso, dónde recogerán la toga. De hecho, el Colegio de Abogados ha previsto 100 togas adicionales para uso exclusivo de los abogados de Malaya que permanecerán en un toguero especial dentro la propia sala.

La expectación mediática que ha levantado este asunto es tal que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha recibido peticiones para acreditar a 250 periodistas. Dada la avalancha de medios se ha previsto la instalación de plataformas acordonadas en las entradas del edificio específicas para los informadores gráficos, al tiempo que en la entrada de la Ciudad de la Justicia se instalará una pantalla de televisión ante la previsión de que pueda acudir público particular interesado en seguir las sesiones.

250

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios