Martínez Aguayo se queja al Gobierno por cuestionar la solvencia de las cuentas andaluzas

  • Remite una carta a Montoro en la que alerta de su efecto en los mercados financieros

Comentarios 2

Al Gobierno andaluz no le sentaron ayer nada bien las palabras pronunciadas por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en las que puso en cuestión la solvencia de las cuentas autonómicas, mostrando su "gran preocupación" por la situación económica de la comunidad, que situó en la suspensión de pagos, y recordándole sus compromisos adquiridos con la estabilidad presupuestaria en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Con una queja formal por carta, remitida al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, el Ejecutivo autonómico quiso mostrar su rechazo a unas declaraciones "absolutamente infundadas" que, aparte de poner de manifiesto "la más absoluta deslealtad institucional", puede tener consencuencias económicas para la comunidad.

Según pudo saber este periódico de fuentes de la Consejería de Hacienda, en la misiva remitida por su titular, Carmen Martínez Aguayo, se hace alusión a la repercusión que este tipo de comentarios puede tener en los mercados financieros, colocando a Andalucía en una situación de "extrema vulnerabilidad" para acceder al crédito, amén de la alarma social que pueden generar. Y más aún, cuando la Junta nunca ha formulado ninguna petición de auxilio al Gobierno de la nación, algo que en cambio sí han hecho otras comunidades.

Las afirmaciones de Sáenz de Santa María responden al anticipo del cierre del ejercicio económico de la Junta a 30 de noviembre de 2011, en lugar de un mes después, como es habitual, y que ha supuesto la devolución de facturas hasta ayer, día en el finaliza el plazo legal para cerrar la contabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios