Máxima igualdad para llegar a la final

  • La chirigota de El Sheriff y la de El Canijo apuntan alto · 'Los santos' siguen bendecidos y el coro 'La academia' saca nota

El arranque de la segunda semifinal en la noche de ayer en el Teatro Falla fue por todo lo alto. Se demostró la igualdad máxima que existe en coros, comparsas y chirigotas para entrar en la final.

El coro mixto del barrio del Mentidero, La academia, abrió la sesión y refrendó sus buenas actuaciones anteriores. Es un coro joven, que ha irrumpido con fuerza, y que huele a finalista. El coro tiene música de Luis Rivero, que canta en la cuerda de bajos. Ayer hizo doblete, pues ya de madrugada cantó con su comparsa Boludos en esta misma semifinal. En sus tangos de ayer destacó el segundo, con una crítica al Nobel de la Paz a Obama. Los cuplés fueron carnavaleros, con referencias a Luis Rivero y a El Selu. Pero lo mejor, como en las anteriores intervenciones, fue su divertido popurrí, posiblemente el mejor de los coros de este año.

A continuación los mosquitos del Sheriff tuvieron una magnífica actuación, que los pone muy cerca de de la final. El escuadrón de los jartibles cuenta con la mejor música de pasodobles chirigoteros de este año, y además acertaron con las letras: la primera dedicada a los picaítos de Cádiz y la segunda a figuras del Carnaval. Triunfaron después con los cuplés. Tras un primero que cuenta la historia de un mosquito que viaja desde Sevilla al Falla, culminado con el habitual "Sevillano tenía que ser", a un segundo sobre los intentos de ETA de atentar en Cádiz ("la ETA no respeta ni que estamos en Carnaval"), que puso al público en pie, tras concluir que "los de ETA se van a comer un carajo de la Caleta". Con su buen popurrí remataron la actuación.

El gran arranque de la segunda semifinal siguió con Los santos, una de las comparsas favoritas. El grupo de Jesús Bienvenido destacó sobre todo en los pasodobles, en particular el segundo, contra ETA, a la que piden a que respeten al pueblo andaluz, que dejen las armas y que luchen con la palabra. En los cuplés, cantados con acento sudamericano, destacó el dedicado a las comparsas donde no ha salido Subiela. En el popurrí lucen su juego de voces. Salieron con todo el crédito.

En la segunda parte de la sesión del lunes, que culminó casi a las cuatro de la madrugada, tuvo una buena actuación la chirigota Los que siempre te dan la espalda, cuyo autor es un sevillano, El Canijo. Cantaron el primer pasodoble sobre la intención de ETA de atentar en Cádiz. Esta chirigota ha ganado puntos para la final. Mejoraron los Emires de El Yuyu, con un pasodoble muy simpático sobre el retraso de la jubilación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios