Miles de personas se echan a la calle para protestar contra los recortes

  • La cita más multitudinaria congregó a unos 10.000 asistentes en Sevilla, según los sindicatos, y 1.500, según la Policía. Los convocantes piden a la Junta "coraje" frente a las políticas de Rajoy.

Comentarios 1

Con la careta de Anonymous o con la de Rajoy, con carteles alusivos a la presidenta de Andalucía Susana Díaz o pertrechados de pitos, megáfonos y banderas y combatiendo el frío. De esta forma se echaron a la calle las 38.000 personas, según las cifras que manejan los sindicatos mayoritarios, CCOO Y UGT, que ayer se manifestaron ayer en toda Andalucía para protestar contra las políticas de "recortes" que está llevando a cabo el Gobierno central, presidido por Mariano Rajoy, así como contra las "privatizaciones" y "el ataque a los derechos tanto sociales como laborales de las personas".

Los andaluces protestaron en las distintas provincias durante la jornada de ayer, a excepción de Córdoba, donde la movilización se celebró el sábado y a la que acudieron unas 4.000 personas, según los cálculos de las centrales. En Sevilla, los secretarios regionales de CCOO, Francisco Carbonero, y de UGT, Francisco Fernández Sevilla, participaron en una manifestación que contó 10.000 asistentes, según los convocantes, y 1.500 según las fuerzas de seguridad. En Málaga, los participantes fueron unas 8.000 personas según los sindicatos y 2.500 según la Policía Local; en Granada fueron cinco mil los manifestantes y en Cádiz un millar, según los datos avanzados por los convocantes.

En Sevilla, y ante los asistentes concentrados en la Plaza Nueva, Carbonero pidió al Gobierno andaluz que "le eche coraje" y se ponga al frente de estas protestas, y aseguró que "el movimiento obrero tiene tanta fuerza que nos tienen miedo".

Por su parte, Fernández Sevilla afirmó que las reformas en marcha pretenden acabar con el Estado de bienestar y que el Gobierno del PP "empezó con la reforma laboral que tenía como único objetivo abaratar el despido" y ha terminado con un intento de "cambiar el modelo social con ayuda de su mayoría absoluta".

"Aquí está toda la sociedad, quien está equivocado es el Gobierno", afirmó el líder de UGT.

En declaración a los medios durante su participación en la manifestación de Sevilla, que partió desde el Prado de San Sebastián y recorrió las calles del centro de la capital, el coordinador general de Izquierda Unida en la comunidad, Antonio Maíllo, señaló la necesidad de movilizarse contra la troika y contra las políticas de recortes que lleva a cabo el Ejecutivo central, ya que, a su juicio, "se trata de una política que lleva a privatizaciones".

"Esta situación viene determinada por esa reforma fatal del artículo 135 de la Constitución Española, que antepuso como prioridad absoluta el pago de la deuda", aseguró Maíllo. Y en este sentido indicó que "hay que plantear una clara defensa de los servicios públicos, porque defender los servicios públicos es defender la igualdad de derechos de todos los ciudadanos". Y es que, según el dirigente de la federación de izquierdas, defienden el pago de la deuda "pero no a costa de la creación de empleo, ni de las inversiones, no a costa de los servicios públicos".

Para Maíllo, "cuanto mayor capacidad tenga IU a nivel institucional, mayor capacidad tendrá para cambiar unas políticas en favor de la mayoría social y en favor de la reactivación del empleo, y sobre todo, de un Estado inversor que sea el que inicie la capacidad de recuperación que solamente será creíble si viene acompañada de una creación de empleo neto".

Mientras, los portavoces de la Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados y de Izquierda Unida en el Parlamento de Andalucía, José Luis Centella y José Antonio Castro, respectivamente, participaron en la manifestación de Málaga, donde criticaron al Gobierno del PP y mostraron su rechazo a la "forma de gobernar" de los populares. Así, Centella señaló que es un día de movilización contra un Ejecutivo que "nos da más motivos cuando dice que va a dar una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral"; una afirmación que "supone reconocer que su política ha fracasado". Además, criticó que se gobierne de "espaldas al Parlamento y que "engañen" a la población cuando se dice "que no hay rescate pero la troika obliga a hacer más recortes".

Castro, por su parte, señaló que esa "nueva tuerca" de la reforma laboral y la "posible reforma del Código Penal para perseguir a aquellos que protestan" son motivos suficientes para movilizarse contra el Ejecutivo central, al que ha acusado de hacer "un recorte brutal de derechos". "La movilización es fundamental, a nuevas vueltas de tuerca debe haber nuevas movilizaciones que exijan que esto se pare y no hay otra manera que no sea la dimisión del Gobierno del PP", finalizó el parlamentario andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios