Montes Neiro, más cerca de la libertad

  • El Gobierno ha indultado una última condena de 13 años por robo con violencia e intimidación cometida en una de sus fugas y podría salir de la cárcel en las próximas semanas.

Comentarios 4

Ahora parece que sí. El Gobierno del PP aprobó ayer indultar a Miguel Montes Neiro del último delito que lo mantenía en prisión, una pena de 13 años de cárcel. Una buena nueva para los familiares y el abogado del granadino, que no habían hecho más que recibir malas noticias, una detrás de otra, aunque el planteamiento de partida era propicio para que el hombre que lleva preso más tiempo en España, 36 años, pudiera salir de la cárcel. El Tribunal Supremo había ordenado a la Audiencia Provincial que se realizara una nueva liquidación de las condenas que iba acumulando. Poco después, el anterior Gobierno socialista anunció que trataría en Consejo de Ministros la petición de indulto del granadino.

Pero la Audiencia aseguró que la liquidación de penas que había realizado era la correcta y que, en caso de hacer alguna nueva, no era el tribunal competente para ello. Y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero concedió un indulto bastante limitado por tres delitos cometidos en 1997. Los familiares esperaron la conclusión de ese Consejo de Ministros en diciembre a las puertas de la Audiencia Provincial, con la intención de poder ir esa misma mañana a la Prisión de Albolote a recoger al preso. Pero la decisión a medias del Gobierno socialista fue un jarro de agua fría en una mañana de invierno. Las esperanzas de que Montes Neiro pudiera pasar las navidades junto a su familia se fueron desvaneciendo con el paso de los días y el reo comenzó una nueva huelga de hambre.

Mientras tanto, el nuevo Gobierno tomó posesión. El PP había mostrado su apoyo a la causa del reo con el apoyo explícito de algunas figuras importantes del partido, como Nacho Uriarte. Pero el entorno de Montes Neiro no supo demasiado bien a qué carta jugar cuando, en una protesta esta misma semana a las puertas de Justicia, se les impidió el acceso para poder entregar una nuevo escrito, apoyado por 21.600 firmas, reclamando la libertad del granadino.

Al día siguiente, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció en una entrevista radiofónica que su departamento había solicitado los informe preceptivos para poder plantear un nuevo indulto sobre el último delito que mantenía a Montes Neiro en prisión con una pena de 13 años de cárcel. Sonaba a promesa, otra de tantas de las que la familia del granadino ya se habían cansado de escuchar. Y, por sorpresa, llegó la noticia. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer tras el Consejo de Ministros que se había acordado indultar las causas que le quedaban pendientes a Montes Neiro.

"Sí, hoy -por ayer- el Consejo de Ministros ha acordado a propuesta del ministro de Justicia (Alberto Ruiz- Gallardón) el indulto por los procesamientos que había reclamado y que seguían pendientes del preso don Miguel Francisco Montes Neiro", dijo Sáenz de Santamaría al ser preguntada si el Ejecutivo había acordado el indulto total.

Según detalló, "lo que se ha acordado es el indulto de las penas privativas de libertad pendientes de cumplimiento en la condena a la que se refería la última petición de gracia que no estaba resuelta". De este modo zanjó que "ahora será la Audiencia Provincial de Granada la que llevará la correspondiente liquidación de condena y la revisión de su situación procesal".

Así pues, la decisión queda en manos del tribunal granadino que el pasado 13 de enero rechazó realizar un nuevo recuento de penas del preso . Si la Audiencia considera que con la nueva medida de gracia la deuda del granadino con la justicia ya está cumplida, una vez que se publique el nuevo indulto en el Boletín Oficial del Estado, se calcula que Montes Neiro podría salir de la cárcel en unas tres semanas.

Aunque hay también que tener en cuenta, a la hora de realizar ese cálculo de tiempo, que las cosas de palacio van muy despacio. Justo ayer, cuando el Gobierno del PP decidió tomar esa decisión de gracia para Montes Neiro, el Boletín Oficial del Estado publicaba el indulto parcial -y, por tanto, insuficiente- que había concedido el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que tanto la familia como el abogado, Félix Ángel Martín, deseaban poder ver con sus propios ojos.

Escueto, un mísero párrafo hacía referencia a la decisión tomada hace más de un mes. En concreto, se le indultaba de un delito de robo en grado de tentativa (un año de prisión), de otro de tenencia ilícita de armas (un año) y un delito de detención ilegal (dos años y seis meses de cárcel) por hechos cometidos en el año 1997 y juzgados en 1998. En total, cuatro años y medio para un preso que, según la última liquidación de penas, iba a salir de la cárcel en 2021. Ahora, con la nueva decisión aprobada ayer, Miguel Montes Neiro está más cerca que nunca -salvo cuando se fugó, 1.400 días en total- de poder llevar una vida sin barrotes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios