El PSOE-A remarca su posición en el debate interno sobre la Constitución

  • El secretario de Organización defiende la autonomía del partido y advierte que "nadie de dentro ni de fuera del partido" le va a decir a Susana Díaz "cómo tiene que hacer su trabajo"

El PSOE andaluz dio ayer otro toque sobre su posición en el debate territorial dentro del partido. El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, quiso dejar claro que el secretario general de la formación, Pedro Sánchez, "conoce perfectamente la posición" de la dirección de los socialistas en esta comunidad al respecto. Y por si quedaban dudas acerca de la fuerza de la federación más poderosa del PSOE, Cornejo agregó que "nadie ni de dentro ni de fuera del partido le va a decir a la presidenta de la Junta de Andalucía [Susana Díaz] cómo tiene que hacer su trabajo".

Entre otras razones porque "no lo consentiría", apostilló Cornejo en referencia a la líder del partido en Andalucía en unas declaraciones a los periodistas realizadas en la sede del PSOE-A, en Sevilla, después de que le preguntaran si el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, había llamado a Díaz, pidiéndole explicaciones por las declaraciones que esta semana a propósito de una posible reforma de la Constitución.

La presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A apuntó el pasado miércoles que Andalucía no permitirá ningún planteamiento sobre la reforma de la Constitución que suponga "una vuelta atrás, a antes del 28 de febrero" y, con ello, "comunidades a dos velocidades".

Al respecto, el secretario de Organización del PSOE-A ha señalado que Sánchez y Díaz mantienen una comunicación "fluída", y se mostró "seguro" de que "han hablado a lo largo de estos días". Aun así, el número dos de los socialistas andaluces se empeñó en insistir en que "a la presidenta de la Junta de Andalucía, ni de dentro ni de fuera del partido nadie le va a decir cómo tiene que hacer su trabajo".

Cornejo abundó en que el dirigente federal "conoce perfectamente la posición del PSOE-A en el debate territorial, que es la que apoya todo el PSOE, la Declaración de Granada". "Lo que tenemos que hacer es no salirnos de ahí, de ese punto de unión", añadió en ese sentido antes de aclarar que esa posición se fundamenta en dos principios fundamentales, que son los de "la unidad de España y la igualdad de todos los ciudadanos vivan donde vivan".

Cornejo hizo hincapié en que la Declaración de Granada es "un documento que unió a todos los socialistas, es la apuesta del PSOE de España y, por tanto, del PSOE-A", y acerca de la reunión del Consejo de Política Federal que Sánchez ha convocado para el próximo lunes en Sevilla, apostilló que "si no nos salimos de la Declaración de Granada no tiene que haber ningún problema". De cara a la reunión de dicho órgano, que preside Susana Díaz, el secretario de Organización del PSOE pronosticó que se trata de un encuentro que permitirá a los socialistas "afrontar un nuevo mapa autonómico" en el que el PSOE gobierna siete regiones [si se confirma que mantiene el Gobierno de Asturias] y "cogobierna" en otras dos.

El PSOE-A considera que puede aprovechar la ocasión para "trasladar" a las demás comunidades y "poner encima de la mesa" la manera como la federación andaluza ha sido "capaz de abordar una situación de crisis económica sin tocar derechos y servicios públicos" como educación, salud y servicios sociales. La experiencia de estos años en Andalucía constituye "un modelo exportable al resto de comunidades autónomas, según agregó Cornejo, que destacó además que el PSOE "tiene algo fundamental, y es que es clara su identidad, es clara su posición, es un proyecto definido que tiene claros cuáles son sus objetivos". La cita del lunes servirá para que haya "cambios de impresiones entre las federaciones" y para que los socialistas se pongan a "trabajar pensando en los ciudadanos", concluyó Cornejo.

Alimentando el debate, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, defendió la propuesta de reforma de la Constitución que va a hacer el PSOE incidiendo en que "la España del 78 ya no existe", al tiempo que censuró a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por criticar esa iniciativa desde la mesa donde se anuncian los acuerdos del Consejo de Ministros.

En una rueda de prensa ofrecida en el Congreso, el dirigente socialista dejó claro que el PSOE no va a renunciar a su iniciativa de reforma de la Carta Magna porque "la España del 78 ya no existe y la España de 2015 es muy distinta" de aquella que hizo la Transición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios