Patronal y sindicatos exigen medidas para que no caigan más empresas

  • La CEA plantea un pacto "urgente" paralelo al VII Acuerdo de Concertación al que la Junta no ve inconveniente · CCOO Y UGT piden la revisión de la política de ayudas

La negociación del VII Acuerdo de Concertación no tiene fecha de caducidad y en este clima de recesión económica lo que se precisan son medidas "urgentes" y "diferentes". Desde esta perspectiva, en el arranque de las conversaciones con Junta y sindicatos, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) lanzó ayer una propuesta alternativa: un pacto específico para el mantenimiento y la creación de empresas y empleo, que tendría un desarrollo paralelo a este nuevo acuerdo. De entrada se encontró con el sí del Gobierno andaluz, condicionado a que el resto de las partes implicadas así lo quieran. Y aunque CCOO y UGT no lo valoraron, sí apuntaron la necesidad de adoptar más y nuevas medidas "para que no caigan más empresas" y se destruya más empleo, lo que bien podría encajar con este plan de la patronal.

Pero de este pacto poco más quiso avanzar el presidente de la CEA, Santiago Herrero. Lo resumió en un paquete de "pocas medidas" por consejería y con respuestas "unánimes y uniformes", de manera que no haya descoordinación que a veces se da entre distintos departamentos de una misma administración y que conducen al bloqueo de la iniciativa empresarial.

La propuesta de la CEA podría convertirse así en el prolegómeno del VII Acuerdo, ya que su punto de partida en esta negociación dista mucho del de los sindicatos, lo que puede complicar las conversaciones hasta el punto de ponerse sobre la mesa el "escenario del no acuerdo". Herrero dijo que la CEA seguirá las directrices de la CEOE de "flexibilización" del mercado laboral; es decir, nuevas modalidades en la contratación y despido más barato. CCOO y UGT advirtieron que por ahí no pasarán. "Hace falta compromiso de los empresarios con los derechos de los trabajadores. No servirá salir de la crisis si es a costa del empleo precario y consagrando nuevas fórmulas de esclavitud", dijo el secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana.

La primera toma de contacto entre las tres partes para este VII Acuerdo, aparte de para medir fuerzas, sirvió para asentar las bases de la negociación. Patronal y sindicatos coincidieron en la necesidad de abordar "reformas profundas" para un cambio de modelo económico sostenido en sectores estratégicos y en detrimento del ladrillo y que mejore el nivel de competitividad. Si la preferencia de la patronal fue el turismo y la industria agroalimentaria, seguidas de las energías renovables, nuevas tecnologías y sector aeronáutico, para los sindicatos su orden de prioridad fue el inverso.

También aprovecharon la ocasión para exigir a la Junta. CCOO y UGT pidieron medidas para el mantenimiento del empleo, nuevos mecanismos de protección social, y una revisión profunda de la política de ayudas y subvenciones. Y la CEA exigió "rapidez y agilidad" a la hora de activar las medidas prometidas y dar respuestas a los emprendedores, y lanzó una llamada de atención a ésta y a los Ayuntamientos para que paguen a los proveedores, en especial, estos últimos, a los que se ha colgado el cartel de los más morosos del país.

El vicepresidente segundo y consejero de Economía, José Antonio Griñán, fue el encargado de presentar el documento a discutir, al que bautizó como "gran pacto social para la recuperación económico y el empleo", vertebrado en cuatro ejes - empleo y capital humano, emprendedores, oferta productiva y medidas horizontales y diálogo social permanente-, y concebido para "conciliar intereses" y que confió acabe, como en los 15 años precedentes, en consenso.

En el encuentro, que estuvo presidido por el presidente andaluz, Manuel Chaves, se evaluó el VI Acuerdo, al que todos definieron como un instrumento "útil" que ha permitido superar con creces dos de los retos marcados: el 82% PIB de media de la UE y la creación de un millón y medio de empleos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios