Caso Marta del Castillo

La Policía busca el cuerpo de Marta en Camas pese a no haber indicios

  • Más de 60 agentes revisan pozos, retiran cañaverales de un arroyo y peinan a caballo un descampado junto a la Ruta del Agua cumpliendo una orden judicial.

Comentarios 24

La Policía Nacional comenzó este lunes a buscar el cuerpo de Marta del Castillo en un paraje de Camas, pese a que hace una semana emitió un informe en el que desaconsejaba la búsqueda en este mismo lugar al no disponer de indicios ni de medios propios para ello. Desde las nueve de la mañana, más de sesenta policías de distintas unidades peinaban la zona comprendida entre la Ruta del Agua y las últimas viviendas de Camas, un inmenso descampado situado entre este municipio y el de Castilleja de Guzmán.

Los policías de la unidad de Subsuelo se introdujeron en los numerosos pozos de la zona, una amplia dotación de agentes a caballo inspeccionó el campo, los policías de los grupos de operaciones especiales (Goes) retiraron la maleza y los cañaverales de un arroyo que discurre por la parte más baja de este terreno, los perros de la unidad de guías caninos también rastrearon el lugar y decenas de agentes a pie se mantenían en puntos fijos toda la mañana para evitar que nadie invadiera la zona acotada para la búsqueda.

Todo este despliegue espectacular se completó con la presencia de los agentes del Grupo de Menores (Grume), que llevó la investigación de la desaparición y muerte de Marta y que en todo momento acompañaron a los tres familiares de la víctima que presenciaron los trabajos sobre el terreno: el padre, Antonio del Castillo; el abuelo, José Antonio Casanueva; y el tío materno, Javier Casanueva. Los familiares se mostraron muy satisfechos con la búsqueda, que se produce sólo unos días después de que el padre criticara con dureza al comisario jefe de la brigada provincial de Policía Judicial, Manuel Piedrabuena, por emitir un informe desfavorable a la misma.

Vídeo: Ainhoa Ulla

Piedrabuena dirigió este lunes las tareas pero no coincidió en ningún momento con Antonio del Castillo. Al padre le preguntaron los periodistas por sus críticas de la semana pasada y respondió, sin citar expresamente a Piedrabuena, que tenía "mucho respeto" y "una muy buena relación" con la Policía como institución pero que no podía hablar bien de todos sus miembros. "Agradezco mucho al juez y a la Fiscalía, porque han sido muy coherentes con esta decisión y han mostrado mucha cordura. Y también a la Policía, a los agentes que están ahí abajo buscando pasando frío e incluso alguno cayéndose del caballo, pero no a todos los miembros del cuerpo", dijo Antonio del Castillo, en clara referencia al jefe de la unidad judicial.

Para el abuelo, esta nueva búsqueda supone un "halo de esperanza" y estos días son "muy importantes". Fue él quien encontró, en una inspección particular que hizo de la zona tras recibir un anónimo, el 16 de enero de 2011, una manta y dos bolsas de basura de tamaño industrial, hace poco más de un año. José Antonio Casanueva se reunió con el juez y le pidió que buscaran en este terreno. La Policía Científica examinó la manta, pero ésta no contenía ningún resto biológico de su nieta.

Aun así, el juez pidió a la Policía que hiciera un informe sobre la viabilidad de la búsqueda y ésta contestó asegurando que no había ningún indicio ni disponía de medios propios para llevar a cabo unos movimientos de tierra en esta zona. Tras las críticas del padre a este informe, y el anuncio de que sería la familia quien empezaría la búsqueda por su cuenta y riesgo con un grupo de voluntarios, el juez emitió este lunes un auto en el que ordenaba a la Policía que hiciera una "inspección ocular técnico policial" del terreno, sin utilizar en ningún momento la palabra "búsqueda".

El propio juez explica en el auto que no existen motivos para buscar en esta zona. "Fallido el único indicio, y prescindiendo de conjeturas exentas de respaldo objetivo, no existiría en este momento un motivo razonable para emprender obras de excavación y movimientos de tierra en el lugar". Pese a ello, expone a continuación que "procederá agotar, una vez más, todas las posibilidades a nuestro alcance para conseguir el objetivo propuesto".

El auto especifica además que los trabajos se hagan con los medios propios de la Policía, que ya alertó de que para remover los terrenos habría que contratar a una empresa privada. "Por más que reconozcamos que cualquier actuación estaría amparada siempre por el natural anhelo y esperanza de encontrar a su hija por parte de unos padres destrozados por el sufrimiento, no sería admisible rebasar el ámbito de lo razonable a la hora de destinar recursos públicos en operativos de búsqueda sin un mínimo respaldo indiciario", explica el juez en su resolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios