La Policía rastrea el río Guadalquivir en busca de Marta del Castillo

  • Los agentes peinan las márgenes del Guadalquivir y otras riberas tratando de hallar nuevas pistas sobre el paradero de la joven desaparecida hace ya diez días

Comentarios 37

La Policía Nacional lleva días peinando tanto el Guadalquivir como otros ríos próximos a la capital andaluza en busca de Marta del Castillo Casanueva, la joven de 17 años desaparecida el pasado 24 de enero en la barriada de Tartessos. Varios agentes de este cuerpo realizan batidas diarias por las riberas tratando de encontrar cualquier posible pista que conduzca al paradero de esta adolescente, cuya ausencia se prolonga ya durante diez días.

Los patrulleros de la Policía Nacional han estado revisando en los últimos días la orilla del Guadalquivir próxima a San Jerónimo y la zona cercana al Alamillo y a la isla de la Cartuja, sin que hayan encontrado nada significativo. También se están inspeccionando otros ríos próximos a Sevilla como es el caso del Guadaíra. El pasado fin de semana, varias dotaciones de la Policía Nacional realizaron batidas por la ribera de este río en la zona más próxima a Alcalá y también entre los pinares de Oromana.

La búsqueda en los ríos también cuenta con la participación de las lanchas de la Guardia Civil, cuerpo que tiene las competencias de seguridad en el agua. Si bien no se centran exclusivamente en la búsqueda de Marta del Castillo al no llevar directamente la investigación, las patrulleras del instituto armado también han hecho varias batidas en los últimos días sin hallar nada. A esta búsqueda se ha unido también el helicóptero de la Policía Nacional, que a lo largo de los últimos días ha sobrevolado la provincia de Sevilla e incluso ha cubierto rutas entre Sevilla y otras provincias andaluzas.

Algunos vecinos y amigos de la familia de la joven desaparecida han comenzado también a buscar por su cuenta, de forma voluntaria y coordinados desde la asociación de vecinos Turdetania, de la que fue presidente el abuelo de Marta, José Antonio Casanueva. Algunos de estos voluntarios también han empezado a buscar en clubes de carretera de toda Andalucía, temiendo que la menor haya sido secuestrada por alguien que la obligue a ejercer la prostitución.

Tampoco ha encontrado ninguna pista fiable el perro Sultán, el pastor alemán de Ernesto Cabrera, un voluntario de Lérida que se trasladó la semana pasada a Sevilla para tratar de encontrar a la niña. El perro encontró el rastro de Marta en Triana, en la esquina del Altozano con la calle San Jorge, donde los amigos confirman que estuvo sobre las ocho y cuarto de la tarde del sábado. Un amigo la llevó de vuelta a casa en un ciclomotor y la dejó a 25 metros del portal del número 3 de la calle Argantonio poco antes de las nueve y media de la noche. Marta subió a su casa, conectó el módem de su ordenador y volvió a bajar al portal, posiblemente porque alguien la llamara al móvil o al portero. En el portal se cruzó con una vecina, que fue la última persona que la vio, entre las nueve y media y las diez de la noche.

"Solté al perro a seis kilómetros de Triana y me llevó hasta allí. La niña estuvo un rato parada porque el perro detecta su olor, pero luego la pista se pierde. No tengo un hilo del que tirar ni una zona concreta en la que rastrear. Ha llovido mucho y conforme pasa el tiempo tengo menos posibilidades de encontrarla. Hemos estado en Plaza de Armas y en Camas, donde dicen haberla visto, y allí no hay nada. En el barrio sí marca la tienda de golosinas y una panadería donde ella compraba a menudo", apuntó Ernesto Cabrera, que a mediados de semana volverá a Lérida si sigue sin ninguna pista fiable.

Antonio del Castillo, padre de Marta, aseguró ayer a varias cadenas de televisión que desconfía del joven que la llevó a su casa. "No era su novio y nunca lo fue. Últimamente tenían una relación de amistad. Empezaron a salir hace un año y medio o dos años y ella misma se dio cuenta de que no le convenía. Nosotros se lo decíamos, pero ella se dio cuenta porque le tiraba los tejos a otras amigas. No era una niña conflictiva ni tenía problemas, nunca dijo 'cualquier día me voy' ni de broma. Vivía estupendamente en casa, tenía todos los caprichos".

Ayer se refirieron al caso tanto el ministro del Interior como el delegado del Gobierno en Andalucía. Alfredo Pérez Rubalcaba dijo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "están echando el resto para encontrar una solución al asunto". Por su parte, Juan José López Garzón hizo un llamamiento a los ciudadanos para que aporten pistas, aunque sean detalles que puedan parecer sin importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios