Teresa Rodríguez y la cadena de los rijosos

La cadena de los rijosos hizo posible que un falso desnudo de la candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, saltase de pantalla en pantalla, de ordenador en ordenado y de teléfono a teléfono. Desde hace semanas circulaba por la red la fotografía de una mujer desnuda en una playa con cierto parecido con la eurodiputada gaditana, aunque no se trataba de ella sino de una persona anónima que fue víctima de un robo de su imagen. Más que Teresa Rodríguez, quien ha sufrido este caso ha sido la mujer de la playa, que ha soportado cómo su imagen, protegida como un derecho fundamental en la Constitución, era motivo de gracietas en la red pública. Pero lo más grave habría de llegar, paradógicamente, con La 1, cadena de la televisión pública española, que emitió la imagen pixelada para abrir un debate sobre la vida privada de los políticos.

El programa Amigas y conocidas, de Inés Ballester, dio por cierta la fotografía, y contribuyó a aumentar el calvario de la mujer anónima. Ésta ya se ha puesto en contacto con la propia Teresa Rodríguez, quien ha llevado su caso al Consejo Audiovisual de Andalucía, aunque ambas estudian acciones judiciales para impedir que la cadena siga corriendo y, sobre todo, para perseguir a quien difunda la imagen de modo público. La eurodiputada ha puesto al servicio de la anónima todos los medios que de los que, en la actualidad, dispone, y ha solicitado a todos los medios de comunicación que no emitan la imagen. En cualquier caso, habría que cerciorarse de la veracidad de la identidad antes de publicarla. Otros también han ido vendiendo otras supuestas imágenes de Teresa Rodríguez en actos políticovandálicos en los que supuestamente participó cuando era estudiante en la Universidad de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios