La mujer de Del Valle no será procesada por el crimen de Mari Luz

  • La Audiencia estima que Isabel García no fue encubridora porque no estaba obligada a denunciar a su marido

La mujer del pederasta Santiago del Valle, Isabel García, queda libre de toda responsabilidad por la muerte de la pequeña Mari Luz Cortés, cuyo cadáver apareció en aguas de la ría de Huelva a los 54 días de su desaparición el 13 de enero de 2008, y no se sentará finalmente en el banquillo de los acusados cuando se celebre el juicio por el asesinato(que podría fijarse dentro del primer trimestre de 2010).

Los argumentos esgrimidos por el abogado Leonardo Ponce para desbaratar el auto de procesamiento dictado por el Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva han ganado la batalla ante la Audiencia Provincial, que ha estimado la apelación y ha decidido retirar el cargo de encubrimiento contra la mujer: García deja de estar imputada en la causa. "Este tribunal disiente del auto de procesamiento", al considerar que "no se dan elementos objetivos bastantes" de los que extraer que existan indicios racionales de criminalidad por un delito de encubrimiento.

El auto señala que el análisis de las diligencias instruidas por el juzgado viene a "reforzar las dudas" sobre los indicios materiales en relación tanto con la ocultación del hecho -la muerte de la niña- como en el favorecimiento de la fuga de los hermanos del Valle. La Audiencia explica que, al margen de que por el hecho de ser cónyuge de Santiago del Valle, García puede ser declarada como irrresponsable penal (al no tener la obligación de denunciar lo que sabía), concurre además la denominada excusa absolutoria, e insiste el tribunal en que "no encontramos elementos incriminatorios por los que imputarle siquiera un delito de encubrimiento por actos de ocultación de pruebas y favorecimiento de la huída", que estarían además "exentos de pena, como reconoce el Ministerio Fiscal".

Según la Audiencia, la autoría material o participación de la esposa de Del Valle mediante actos u omisiones "se limita al conocimiento posterior que pudiera alcanzar sobre la implicación de su marido y su cuñada en la desgradiada muerte de Mari Luz y la colaboración que prestase en la huida", que reduce a "un mero acompañamiento". Sin prueba alguna en su contra, salvo que apareciera algún indicio de aquí a la celebración del juicio por el asesinato de la niña, García podría salir en libertad en marzo de 2010, al término de la condena que cumple ahoa por permitir los abusos sexuales que su marido cometió contra su hija, también menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios