El alcalde de Alhaurín el Grande se escuda en el honor para no dimitir

  • Martín Serón recurrirá la sentencia por "injusta " y asegura que la Agencia Tributaria no ha visto "ningún indicio de ilegalidad"

Comentarios 6

Veinticuatro horas después de que la Audiencia lo condenara por pedir un soborno de 112.000 euros, el alcalde de Alhaurín el Grande (Málaga), Juan Martín Serón (PP), aseguró ayer que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo al considerarla "injusta, desproporcionada y carente de rigor y muy corporativista". Respaldado por todos los concejales de su equipo de gobierno, Martín Serón reconoció que la noche del miércoles se planteó la posibilidad de dimitir para "no dañar la imagen" del pueblo, pero que el apoyo de sus concejales le hizo dar marcha atrás. "Les dije que iba a dimitir y ellos me dijeron que si me iba ellos también se iban. Ante esa tesitura, ¿qué iba a hacer? ¿Dejar el gobierno en manos del PSOE y de IU? Irme sería de corbades. Por una cuestión de honor mía y de todo mi pueblo no dimitiré".

Martín Serón matizó que si el Tribunal Supremo confirma la sentencia, aunque la suspensión de empleo no obligara a ello, se "iría" definitivamente, y lo haría también "si la jerarquía del partido o sólo uno de mis concejales o una buena persona de Alhaurín el Grande me pidiera que me fuera, lo haría".

Acerca de la sentencia condenatoria, Martín Serón dijo que "no hay ni una sola prueba" para condenarlo, "sólo" el testimonio del empresario José Burgos El Perola, principal testigo en la trama de corrupción en la que también fue condenado el concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra. "Es la palabra del concejal contra la palabra de El Perola, un mal vecino, un delincuente probado que ha estado tres años en la cárcel por obstrucción a la Justicia", dijo Martín Serón.

El alcalde alhaurino instó a los periodistas y a los asistentes a la rueda de prensa a que "tuvieran mucho cuidado" con lo que hablen por teléfono: "Tengan mucho cuidado con la Policía, con la Fiscalía y con el PSOE", llegó a decir Martín Serón, que se siente legitimado para seguir gobernando. "No estamos conformes con la sentencia en absoluto y quiero expresar mi indignación total. La Justicia habría ganado mucho en credibilidad con la valentía de una absolución total". En la opinión del alcalde popular, en este caso ha prevalecido la presunción de culpabilidad de la Fiscalía en lugar de la presunción de inocencia de los abogados: "Eso no es bueno ni para la democracia ni para el Estado de Derecho".

El alcalde cargó contra la Fiscalía Anticorrupción después de que por el camino se quedaran 18 acusados a los que el fiscal retiró los cargos en el último momento y 12 delitos de cohecho más que la Fiscalía imputaba a Serón y a Guerra y para los que el tribunal no ha hallado indicios suficientes. "¿Era necesario llegar a esta situación? Estamos descontentos porque el daño hecho en estos cinco años de tormento y calvario y con una instrucción lamentable sólo podía repararse con una sentencia absolutoria. Es un caso totalmente desinflado, que desde el inicio ha estado teledirigido por la Fiscalía y por el PSOE.".

Sobre la sentencia contra Martín Serón, el presidente del PP-A, Javier Arenas, propuso un "debate franco y sereno" entre todos los partidos "sobre el alcance de la presunción de inocencia" de los dirigentes políticos que estén imputados o condenados, con el objetivo de utilizar "el mismo rasero para todas las formaciones". Arenas se preguntó "hasta dónde se protege" la presunción de inocencia de los imputados, y si ésta lo es o no hasta que no se produce una sentencia firme". En su opinión, sólo hay dos formas de resolverlo: o con cambios legales o con acuerdos políticos, aunque reiteró que en el caso del alcalde de Alhaurín el Grande respeta su decisión de recurrir ante el Supremo.

Desde el PSOE, el candidato a la Secretaría General Alfredo Pérez Rubalcaba exigió la dimisión de Martín Serón tras la sentencia. Por su parte, el secretario general del PSOE malagueño, Miguel Ángel Heredia, criticó al PP por mantener en el cargo al alcalde. "Sólo las declaraciones de Martín Serón son motivo de sobra de expulsión y de dimisión", consideró Heredia, quien apuntó que el PP "está respaldando y amparando a un alcalde que tiene una actitud de desprecio insostenible a nuestro Estado de Derecho y a las instituciones democráticas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios