El alcalde de La Línea deja el cargo al ratificar la Audiencia su inhabilitación

  • Juan Carlos Juárez, del PP, dimite después de que el tribunal considere probada su desobediencia al fallo que le ordenaba pagar a la empresa Palex · El acusado incurrió en una "clara conducta omisiva"

El alcalde de La Línea (Cádiz), Juan Carlos Juárez (PP), dimitió ayer de su cargo tras conocer la sentencia de la Audiencia Provincial que ratifica la condena a seis meses de inhabilitación dictada en diciembre de 2008 por el Juzgado de lo Penal de Algeciras. El caso Palex ha acabado con la carrera política de Juárez, que llegó a la Alcaldía de La Línea de manos del GIL en 1999. Posteriormente, se pasó a las filas del PP. Su presidente en Andalucía, Javier Arenas, calificó ayer de "coherente" la dimisión de Juárez.

El ya ex alcalde formalizó con premura su marcha. Presentó su dimisión en el registro del Ayuntamiento y remitió un comunicado para dar a conocer su decisión mientras el Pleno municipal celebraba una sesión extraordinaria, ya sin su presencia. El primer teniente de alcalde, Gabriel Gonzálvez (PP) sustituirá a Juárez al frente de la Alcaldía.

Para Juárez, que expresó su "absoluto respeto a la justicia y al cumplimiento de sus resoluciones", la sentencia de la Audiencia Provincial "vulnera derechos fundamentales reconocidos constitucionalmente, en especial el artículo 24, donde se establece el principio de tutela específica de los derechos". En su comunicado, el ya ex alcalde considera "inaudito" haber sido condenado por "hechos derivados de otros equipos de gobierno". Juárez se refiere a que el contencioso con Palex tiene su germen en una deuda contraída entre los años 1994 a 1997 por el servicio de hemodiálisis, "el cual se cobraba a los usuarios y no se pagaba a los proveedores. Llama estrepitosamente la atención que a los regidores de aquellos años no se les haya llamado", puntualizó Juárez.

El fallo de la Audiencia Provincial ratifica que el ya ex alcalde "hizo caso omiso de forma ininterrumpida y desde 1999 a los requerimientos derivados de la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo con fecha 12 de diciembre de 2001, y en firme el 29 de marzo de 2002". El tribunal recuerda, además, que el 6 de marzo de 2003 la sala concedió a Juárez un plazo de 20 días para abonar la deuda a Palex Medical SA, de a 1,038 millones de euros más el interés legal del dinero incrementado en dos puntos. A tal efecto, once días después se le requirió personalmente que diera cumplimiento a su obligación "bajo el apercibimiento de multas coercitivas y de deducción del testimonio de particulares, origen del presente procedimiento".

Por contra, Juárez estima que el Ayuntamiento hizo frente a la deuda contraída con Palex "en la forma que pudo, como han puesto de manifiesto los responsables de las áreas económicas, dejando incluso de atender otros servicios necesarios y abonando antes del juicio el montante total de la deuda". Sin embargo, la Audiencia Provincial sostiene en su fallo que la situación económica del Consistorio "no demuestra que fuera realmente imposible para el hoy condenado ejecutar la sentencia. Asimismo, la existencia de pagos parciales no excluye la pasividad obstructiva [de Juárez], como tampoco la excluye una pretendida situación de insolvencia, sobre todo porque no se ha demostrado que la misma persistiera desde que se reconoció la deuda, allá por el año 1999".

A este respecto, además de incidir en que la deuda no está totalmente liquidada, la Audiencia manifiesta que, según la Ley Reguladora de Haciendas Locales, la Administración que es condenada "debe acordar el pago con cargo al crédito correspondiente de su presupuesto. Si para el pago fuese necesario realizar una modificación presupuestaria -que en el supuesto que nos ocupa tampoco parece que se haya promovido por el recurrente-, deberá concluirse el procedimiento dentro de los tres meses siguientes al día de notificación de la resolución judicial, plazo que habría transcurrido ya con creces". Juárez, pues, incurrió en "una clara conducta omisiva ante una orden reiterada, lo que permite concluir la existencia de una clara voluntad destinada al incumplimiento de la orden", resalta la sentencia.

"Aceptaré el fallo y cumpliré la sentencia de forma inmediata y sin aferrarme al cargo, aunque recurriré a las instancias superiores para demostrar mi inocencia", señaló ayer Juárez, que apelará en al Tribunal Constitucional y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos si no es atendido en el primero.

Sea como fuere, Juan Carlos Juárez no podrá ser el candidato del Partido Popular a las próximas elecciones municipales de 2011. Así lo destacó ayer el fiscal de la Audiencia Provincial Juan Cisneros, quien explicó que los antecedentes penales impedirán que el ya ex alcalde pueda encabezar la lista del PP, ya que estos antecedentes prescriben a los dos años de terminar la sentencia. Al ser las elecciones dentro de ese plazo, será imposible que Juan Carlos Juárez se presente a las municipales de 2011.

Esto desbarata los planes del ex primer edil de La Línea, ya que según pudo saber este diario, en la mañana de ayer comentó a varias personas de su confianza su intención de presentarse a las elecciones tras cumplir su plazo de inhabilitación. También expresó este deseo hace semanas. Entonces aseguró que se presentaría de nuevo a la Alcaldía de La Línea y que no sólo contaba con el apoyo del PP, sino que él era el candidato que siempre tenía el partido en mente. Pero después de tres mandatos, no podrá estar en la carrera en 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios