Un alemán muere tras ser golpeado en la terraza de un bar en Mijas

  • La Guardia Civil apunta a que el incidente ocurrió tras una pelea con dos británicos

Un hombre de origen alemán y unos 50 años murió el jueves de madrugada tras ser agredido cuando tomaba una consumición en una terraza de la urbanización Alcántara, en el término municipal de Mijas.

La Guardia Civil de Mijas, que se hizo cargo de la investigación, busca a dos hombres de nacionalidad inglesa por su presunta participación en los hechos. Uno de ellos podría ser el autor material del crimen. Al cierre de esta edición, no se habían producido detenciones.

Las primeras noticias del crimen las recibió el servicio de emergencias sanitarias 112 a las 00:40 horas de la madrugada. Un particular alertaba de que un ciudadano había sufrido una caída dentro de un establecimiento. Fuentes cercanas al caso precisaron que todo apunta a que la víctima se encontraba sola en la terraza del bar cuando los agresores se sentaron en una mesa próxima y comenzaron a increparle en el transcurso de una discusión. Uno de los implicados le propinó al menos dos golpes. Después los dos sospechosos se dieron a la fuga. Al parecer, el fallecido no conocía a los individuos que le golpearon.

Desde el lugar se alertó a los servicios sanitarios y a la Guardia Civil, que una vez allí sólo pudieron certificar la muerte del extranjero, por lo que los agentes acordonaron la zona y activaron el protocolo judicial. La autopsia que previsiblemente se le practicará deberá determinar si murió a consecuencia de los golpes o bien por el impacto al caer después al suelo.

Otras fuentes consultadas precisaron que los responsables, a los que se les podría acusar de un delito de homicidio involuntario, huyeron en un vehículo de color gris con matrícula británica. Ese mismo automóvil podría haber sido identificado anteriormente por efectivos de Mijas por carecer de seguro.

Se trata de la segunda muerte violenta que tiene lugar en la provincia en apenas 24 horas. El martes por la noche, la Guardia Civil encontró en una vivienda de Mollina los cuerpos sin vida de un hombre y una mujer en un nuevo caso de violencia de género.

Según las primeras investigaciones, la hija del presunto homicida, tras salir gritando de la vivienda en la que se encontraban, volvió a entrar y en ese momento fue rociada por su padre con gas pimienta en los ojos. De ahí que tuviera que abandonar precipitadamente la vivienda para ser atendida por los vecinos. Durante este tiempo, señalaron los residentes, se escucharon los gritos de una discusión que cesó de forma repentina. La muerte de la mujer se habría producido con un arma blanca y el hombre se habría quitado la vida posteriormente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios