La juez archiva la denuncia por la sustracción de documentos y agendas al hijo de Chaves

  • La Fiscalía, que pidió el carpetazo, apuntó la posibilidad de investigar los negocios de Iván Chaves

El juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla ha archivado la denuncia que presentó Iván Chaves, hijo del ex vicepresidente segundo del Gobierno y ex presidente de la Junta, Manuel Chaves, en relación con el robo de nueve contratos privados y dos agendas de su oficina. Fuentes judiciales confirmaron que la juez Pilar Llorente ha dictado un auto en el que acuerda el sobreseimiento de la causa al no haberse podido averiguar el autor del robo denunciado, un archivo que se produce después de que la Fiscalía así lo solicitara hace unos días.

El Ministerio Público sostuvo en un escrito remitido al juzgado que no había indicios razonables para atribuir al periodista Melchor Miralles, que en su día publicó informaciones relacionadas con los documentos sustraídos, la comisión de ningún delito.

La Fiscalía señaló, no obstante, que su petición de sobreseimiento provisional se producía "sin perjuicio que de aparecer nuevos datos relativos a la información publicada y de lo que resuelto en relación con las investigaciones que pudieran llevarse a cabo, se revelara la presunta comisión de ilícito penal alguno y procediera la incoación de diligencias independientes del presente procedimiento". Con esta expresión, el Ministerio Público dejaba abierta la posibilidad de investigar los negocios de Iván Chaves mencionados en las informaciones publicadas y que la propia Policía apuntó en su atestado que podrían ser sospechosos.

El escrito de la Fiscalía señala a este respecto que "el atestado concluye que las noticias de prensa podrían poner de manifiesto una presunta trama de corrupción y tráfico de influencias en la que se verían implicados el denunciante y terceras personas; que las publicaciones no fueron autorizadas pudiendo suponer un delito de revelación de secretos, y deja abierta la posibilidad de que Melchor Miralles haya participado en la comisión de un delito contra la propiedad al poder haber intervenido en la sustracción de la documentación".

La denuncia por el robo de los documentos fue presentada por Iván Chaves el 8 de marzo de 2011 y en la misma relataba que el periodista se había puesto en contacto con él, mediante dos llamadas telefónicas los días 2 y 4 de marzo, solicitándole una reunión para hablar sobre la documentación. El hijo de Chaves mantuvo que "en ningún momento se ha sentido ni amenazado ni coaccionado" por Miralles, quien llegó a asegurar en su declaración que contactó con Iván Chaves para comentarle que tenía la documentación, pero negó haber sustraído nada y añadió que estuvo seis meses contrastando los datos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios