La sala del caso Malaya se queda con una sola empleada pese a su magnitud

La sección bis que se creó en la Audiencia de Málaga para el caso Malaya se queda desde hoy con una sola funcionaria, pese al trabajo pendiente tras la sentencia que puede durar varios años, sobre todo ahora que el Tribunal Supremo tiene previsto revisar los recursos de casación el 16 de julio. Mucho trabajo queda por hacer en esta sala, pero la Junta de Andalucía ha decidido prescindir de una de las funcionarias que estaba al frente del caso desde sus comienzos y que conoce dónde está cada documento y el procedimiento como pocos.

Fuentes jurídicas consultadas han mostrado su sorpresa por esta decisión, ya que tras el verano se tiene que ejecutar la sentencia del Supremo, hacer efectivas las penas de cárcel, las multas y responsabilidades. Trabajo complicado para una sola funcionaria que se queda al frente, ya que tendrá que localizar los bienes de los condenados, embargar nóminas y ejecutar toda la sentencia del Supremo.

Actualmente, las dos funcionarias interinas (la que se va y la que se queda) están trabajando en la transcripción de la vista oral que se ha celebrado este mes contra el exconcejal del Grupo Independiente Liberal (GIL) Francisco Javier Lendínez, que estuvo durante casi cinco años fugado y no pudo ser juzgado en el macrojuicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios