La complicidad del paisaje andaluz

  • Rincones repletos de leyendas y lugares con encanto dan una completa visión de Andalucía a los más románticos

Comentarios 1

Aunque  para muchos San Valentín no sea más que una excusa comercial, lo que está claro es que no está de más dedicar un día al año a mantener el amor. Andalucía dispone de muchos rincones cómplices para enamorar. Playas, amaneceres, lugares mágicos o ciudades con un encanto especial son la perfecta excusa para que una mirada o un gesto abran el camino de los sentimientos.

La tumba de San Valentín 

La leyenda comienza en Almería. Según la tradición de la zona el santo de los enamorados está enterrado en la catedral de la capital más oriental de Andalucía. Este fin de semana visitar el lugar donde la tradición dice que está enterrado el santo de los enamorados es una buena excusa para visitar Almería. Aunque históricamente la tradición no se sustente, los almerienses no dejan de asegurar que su San Valentín es el patrón de los enamorados.

La plaza de la Catedral fue diseñada a mediados del XIX. La catedral-fortaleza se empezó a construir en 1524. Su interior alberga una gran variedad de estilos. gótico, renacentista, barroco y neoclásico. Frente a la fachada de la catedral está el Palacio Episcopal, un edificio del siglo XIX. Fuera de la ciudad, el parque natural de Cabo de Gata ofrece atardeceres en playas tranquilas rodeadas de naturaleza. Además existe la posibilidad de localizar los observatorios de aves. 

Las playas y los paisajes naturales son los principales argumentos para un fin de semana para dos en Huelva. Amanecer con vistas a las marismas y visitar el coto de Doñana propician la tranquilidad y serenidad necesarias para estar con la persona amada. 

Entre la realidad y la leyenda, el Coto de Doñana ha sido escenario de amores como el que parece existió entre la XIII duquesa de Alba y Francisco de Goya cuando el pintor se alojó en el palacio que ella tenía en Doñana y donde parece ser que pintó las majas vestida y desnuda. Sea como fuera, existen numerosas actividades en el coto con las que se pueden contactar a través de turismo de Doñana (www.turismodedonana.com).

Hotel con encanto

Para planear un fin de semana especial es necesario que el alojamiento reúna una serie de características. Esto ocurre en el hotel monasterio San Francisco, en Palma del Río. Muy cerca de Córdoba y Sevilla, este antiguo monasterio dispone de una oferta especial que incluye la habitación doble, con el desayuno y la cena incluida por 160 euros, teniendo la segunda noche un 15% de descuento.Además, para los que no quieran alojarse en el hotel existe la posibilidad de asistir al baile de la noche de San Valentín por 10 euros que valen por dos consumiciones por 10 euros.

En las cercanías de Palma delRío está el Parque Natural Sierra de Hornachuelos que es un lugar ideal para practicar el senderismo. Este municipio posee un interesante recinto amurallado, declarado Bien de Interés Cultural. Se trata de una fortificación almohade del siglo XII. Entre los monumentos más importantes destacan la Parroquia de la Asunción, el Convento de Santa Clara, el Palacio de los Portocarrero, las Caballerizas Reales y la Capilla de las Angustias. 

Después de descansar en Palma del Río, visitar Córdoba es una buena opción.Este fin de semana, además de la Mezquita, puede ser una buena ocasión para acercarse hasta el Campo Santo de los Mártires. En este lugar fueron sacrificados los primeros cristianos de la ciudad, pero además está el monumento a los enamorados. A los pies del monumento están sus versos, en castellano y árabe. Él se llamaba Ibn Zaidum y ella Wallada. Enamorado de la princesa y poetisa, Ibn Zaidum, cuando ella lo abandonó dirigió una carta al preferido como si la escribiera a la princesa. Ella, indignada, insultó al poeta. Ibn Zaidum tuvo que huir de Córdoba. 

A la hora de elegir el destino de una escapada por Andalucía también hay lugar para los que buscan lugares con historia. Este es el caso del castillo de Santa Catalina, en Jaén. 

Sobre el Castillo de Santa Catalina también hay varias leyendas, la mayoría relacionadas con fantasmas. La más conocida es la de la amante del Condestable Iranzo, en cuya habitación se siguen escuchando ruidos y lamentos, y que se dice que se interpone cuando alguien intenta retratar a su amado. Otra leyenda dice que en la época de los moros, el castillo tuvo un gobernador llamado Omar, valiente guerrero muy enamorado de su esposa, Zoraida. Una tarde fue reclamado en la ciudad por el Cadí. No volvió y su esposa, tras una angustiosa noche, salió en su busca; lo encontraron con un puñal en la espalda en un altozano cercano al castillo. Tal era el dolor de la viuda que se abrazó al cadáver y rompió a llorar sin consuelo.

Cuando sus acompañantes intentaron separarla del cuerpo de su marido, cayeron en la cuenta de que había muerto también, pese a que seguía derramando abundantes lágrimas y que éstas, al caer al suelo, se fundían con aguas que brotaban del suelo, en un lugar que siempre había sido seco. Allí se formó una fuente que hoy se conoce como Caño Quebrado. Desde entonces en las noches de febrero dicen que se aparecen dos figuras como espectros abrazados que se alejan hacia el castillo. 

En cualquier caso, este fin de semana puede ser una buena ocasión para comprobarlo porque parte del Castillo de Santa Catalina es en la actualidad el parador de la ciudad.

Peña de los Enamorados 

Si hay un lugar de leyenda romántica por excelencia en Andalucía ese es la Peña de los Enamorados, en Antequera. Situado en la vega de Antequera, a mitad de camino entre Antequera y Archidona. El perfil de esta peña se asemeja a los rasgos de un rostro humano que mira al cielo con la cabeza apoyada en la tierra, como si se tratara de un hombre yacente. Y la explicación a esta peculiar silueta está en la leyenda.

Un joven cristiano, fue hecho prisionero en los dominios de Granada y llevado como esclavo a la casa de una rica familia mora, donde se enamoraron él y la hija del dueño. Ambos mantuvieron la relación en secreto, hasta que decidieron escaparse, siendo perseguidos por el padre de ella. Llegaron hasta la Peña, donde decidieron detenerse a descansar, pero fueron sorprendidos por sus perseguidores. Los jóvenes trataron de defenderse, pero les obligaron a entregarse. Se lanzaron abrazados al abismo desde la cima de la Peña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios