Un hombre acusado de descargarse pornografía infantil de internet asegura que nunca la difundió

  • El acusado almacenaba 4.700 vídeos y 393.130 fotografías de contenido pedófilo

Comentarios 2

Un hombre acusado de descargar de internet y almacenar un total de 4.700 vídeos y 393.130 fotografías de contenido pedófilo ha asegurado hoy durante el juicio que nunca difundió dichos archivos. El acusado, M.A.B., ha reconocido que guardaba los archivos en distintos discos duros que tenía en su poder pero nunca trató de difundir o compartir los documentos con otros usuarios, de tal forma que, incluso, modificaba la velocidad de descarga para evitar que el contenido pudiera ser adquirido por otros cibernautas. Según su declaración, descargaba los archivos a través del programa Emule  inmediatamente los pasaba a un disco duro personal para retirarlos de la carpeta Incoming, donde por defecto se almacenan los archivos descargados con dicho programa.

De esta manera, evitaba que otros usuarios pudieran acceder al contenido que tenía almacenado, ya que, según ha afirmado, en ningún momento tenía intención de compartir los archivos, que sólo eran para su uso personal. Durante el juicio también han prestado declaración tres guardias civiles de la unidad judicial y de delitos informáticos, quienes han afirmado que el acusado les entregó voluntariamente gran parte del material pedófilo incautado. Sin embargo, los agentes no han podido precisar que, en el momento de su detención el pasado 26 de abril de 2007, en la carpeta Incoming del disco duro del acusado existiera material pedófilo, ya que "no se podía investigar para evitar dañar las pruebas".

Asimismo, el perito informático que efectuó los análisis preliminares sobre los cinco discos duros incautados ha manifestado que la velocidad de descarga del programa Emule estaba "modificada" al 5%, de tal forma que era "difícil pero no imposible" que otros usuarios pudieran acceder al contenido pedófilo. Por su lado, el psiquiatra que atendió al acusado un mes después de su detención ha diagnosticado que M.A.B. padece una patología depresiva severa que se manifestaba con estados de tristeza motivada por la intervención de la Guardia Civil en su domicilio. No obstante, ha matizado que previamente a su detención no puede determinar su estado de depresión, aunque de la declaración se sus familiares se desprende que "es una persona solitaria" que sigue en tratamiento médico.

El fiscal ha solicitado seis años de prisión para el acusado ya que considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la libertad sexual y, aunque el acusado no tuviera intención de compartir el contenido pedófilo, el simple hecho de descargarlo "ya implica que pueda ser difundido y adquirido por otros usuarios".

Por su parte, el abogado defensor ha pedido tres meses de cárcel, la pena mínima en estos casos, al entender que, si bien no se discute la posesión del contenido pedófilo, el acusado nunca tuvo intención de compartirlo. Además, ha considerado como atenuante el estado mental del acusado, que en todo momento colaboró con la Guardia Civil al entregar el material que poseía, que siempre evitó que otros usuarios pudieran acceder a los archivos con contenido ilícito y al que no le constan antecedentes penales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios