Un descendiente del almirante Diego de Alvear quiere recuperar su memoria

  • Nuevos problemas para la empresa cazatesoros Odyssey a la que el Gobierno español reclamó ante los tribunales de Estados Unidos en 2007 el tesoro de la fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes'.

Desde que el Gobierno español reclamara ante los tribunales de Estados Unidos el tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, rescatado del fondo del mar por la empresa cazatesoros Odyssey en 2007, un descendiente del almirante Diego de Alvear, que comandaba la flota, lucha por que se reconozca la contribución de su antepasado a la historia de España. 

Su nombre es José María Moncansi de Alvear, tiene 44 años y vive en Zaragoza, donde tiene una consultoría de comunicación, aunque su verdadera pasión es la historia, según ha explicado, y ha asegurado que su intención es revalorizar la figura de Diego de Alvear y Ponce de León, uno de los mandos de la flota a la que pertenecía La Mercedes

La fragata Nuestra Señora de las Mercedes se hundió en octubre de 1804, tras un combate naval que libró una escuadrilla española con una flota inglesa frente a la costa portuguesa del Algarve, y en ella Diego de Alvear perdió a su mujer y a ocho de sus nueve hijos, quienes volvían a Europa después de 30 años en Latinoamérica. 

Este desgraciado episodio de la historia española se quedó ahí, bajo las aguas del Atlántico, hasta que el 18 de mayo de 2007 la empresa estadounidense Odyssey lo sacó a la luz y comenzó un pleito, que continúa en un tribunal de Tampa (Florida, EEUU) entre el Gobierno español y la compañía sobre la propiedad del tesoro encontrado, valorado en 500 millones de dólares. 

Moncasi de Alvear deja claro que los descendientes de su antepasado almirante, nacido en Montilla (Córdoba), en una familia bodeguera, culto y que hablaba ocho idiomas, no quieren reclamar una parte del tesoro, unas 17 toneladas de oro y plata, sino conseguir el reconocimiento de la contribución de aquel navegante a la historia de España y apoyar al Gobierno en la defensa del patrimonio arqueológico subacuático. 

Esta empresa cazatesoros "ha ultrajado, ha robado y se ha llevado tu memoria y algo de tu vida, algo que era tuyo", y eso "causa cierta impotencia" entre los familiares, ha lamentado José María Moncasi, quien considera que con esta actuación se desprecia "parte de la historia de España". 

A su juicio, es clave la protección de los yacimientos arqueológicos submarinos españoles, que son muchos, "más de 2.000 pecios hundidos en el fondo del mar", y sobre todo garantizar que su recuperación la lleven a cabo arqueólogos e historiadores, que se preocupen por salvaguardar la memoria y no sólo por las ganancias económicas. 

La amplia familia Alvear, casi 1.500 descendientes directos del almirante, está orgullosa "del papel tan importante que está realizando la Armada española en la investigación, estudio, custodia y conservación, y su compromiso en difundir ese ingente patrimonio nacional arqueológico subacuático que descansa en el fondo de los mares del mundo", sostiene Moncasi de Alvear. 

"Nos congratula saber que el Gobierno español, a través de la Armada, está iniciando procesos de coordinación y sumando esfuerzos que se están realizando en el mapa de todas las costas españolas junto con la creación de equipos de arqueólogos y científicos altamente cualificados que inaugurarán una nueva era de conocimiento de nuestra memoria naval", ha señalado. 

Ha reiterado que la familia Alvear no tiene interés alguno en reclamar algo que ya fue indemnizado, pero mira a los próximos años 2010 y 2012, en que se conmemorarán los bicentenarios de la Defensa de la Isla de León y las Primeras Cortes Constituyentes, hitos en la historia de España en los que tuvo un papel primordial el almirante Diego de Alvear y Ponce de León. 

Aprovechando estas conmemoraciones, su intención es impulsar la Fundación Diego de Alvear y Ponce de León, con sede en Cádiz, para investigar la figura de Don Diego como puente de unión entre España y América, en especial con aquellos países en los que su legado dejó huella. 

Impulsaría reunir los restos del pecio de la fragata y crear el Museo Nuestra Señora de las Mercedes, en memoria de la historia de aquellos antepasados que murieron en el ataque de la armada inglesa. 

Para ello, pretende constituir un patronato con los ministerios de Cultura y Defensa, los ayuntamientos de Cádiz y San Fernando (antes Isla de León) y la familia Alvear, además de empresas e instituciones que quieran colaborar y patrocinar la fundación. 

Estas son acciones emprendidas por Moncasi de Alvear para reivindicar la figura del almirante, pero también ha comenzado una campaña de recogida de firmas, entre ciudadanos, empresas e instituciones, para apoyar al Gobierno en la recuperación del tesoro. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios