"Del escándalo de los ERE queda todo por saber; sólo se ha destapado el 20%"

  • El número dos de los populares andaluces y cabeza de lista por Cádiz espera que se desvele el destino del dinero del fondo de reptiles y no descarta que se demuestre que ése era el modus operandi global de la Junta

Comentarios 9

-Suma usted muchas campañas electorales pero ésta tiene que ser diferente porque todas las encuestas prevén una victoria del PP. ¿Cómo cambia eso la planificación de su partido?

-Sí, es una campaña diferente, pero la planificación ya la teníamos hecha desde antes del verano porque preveíamos la opción de que se adelantaran las elecciones generales pero no las andaluzas. Y ahora estamos volcados en plantear las medidas de gobierno. Mientras otros dedican el tiempo a dirimir sus diferencias internas, nosotros estamos centrados en buscar soluciones a la crisis, que es el problema principal de los andaluces. Hay gente que dice que el PP puede ganar porque es el PSOE el que va a perder las elecciones pero nosotros queremos ganar ilusionando a los ciudadanos y trasmitiéndoles seguridad. No nos conformamos con que el PSOE merezca perder.

-¿Cuál va a ser la clave de la próxima campaña electoral?

-Nuestra clave tiene que ser la humildad, porque los andaluces no están para euforias. Una cosa es partir como favoritos y otra partir como vencedores. Lo importante es que todo lo que vamos a hacer en el Gobierno, si los andaluces posibilitan el cambio, ya lo tenemos planificado. Además, nosotros, a diferencia de otros partidos, sí tenemos un líder sólido como es Javier Arenas.

-En el PSOE confían en que los recortes de Rajoy les permitan recuperar confianza del electorado.

-Pues en eso, como en tantas cosas, el PSOE y Griñán se han equivocado, porque se está comprobando que Rajoy es una garantía para Andalucía. Y el ejemplo estuvo en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera. La Junta se plantó en la misma con una serie de exigencias y al final de la reunión la consejera [de Hacienda] tuvo que reconocer que sus peticiones habían sido aceptadas. Es decir, que el Gobierno logró que la confrontación durara sólo unos segundos. Además, el PSOE se ha llevado mucho tiempo diciendo que íbamos a bajar las pensiones y que íbamos a suprimir la sanidad pública, la educación pública o las prestaciones por desempleo y nada de eso ha ocurrido. Aquí el único defraudado con Rajoy es Griñán. El PP de Andalucía nunca le va a pedir a Rajoy que paralice una iniciativa del Gobierno o una reforma por motivos electorales. Sería impropio. Lo mejor que nos puede ocurrir es que haya un Gobierno que salve a España, porque eso será bueno para Andalucía.

-Pero la subida de impuestos, vulnerando una promesa electoral, da argumentos para criticar la falta de coherencia del PP...

-Esa cuestión la dejó clara Rajoy en su discurso de investidura. Precisó que no se subirían los impuestos si se cumplían las previsiones del Gobierno con un déficit del 6%. Pero luego se descubrió que ese déficit estaba ya al 8%, lo que significa una diferencia de 20.000 millones. Y eso había que abordarlo de alguna manera. Había varias opciones, y el Gobierno se ha inclinado por la por la que menos castiga al conjunto de la sociedad. El PSOE optó en su día por subir el IVA y aquí en Andalucía se ha apostado por incrementar la tasa del agua. El PP, en cambio, sólo ha planteado un esfuerzo temporal de dos años donde los que más tienen se esfuercen más. Con ello se garantizan las prestaciones sociales y por desempleo y se evita tocar la educación o la sanidad públicas. Pero aquí lo realmente importante son las reformas. El PSOE bajaba las pensiones, le quitaba dinero a los funcionarios y castigaba a los ciudadanos subiendo el IVA, pero no aplicaba recetas que funcionara. Y el Gobierno del PP, aparte de la estabilidad presupuestaria, anuncia ahora una reforma laboral, que me inspira confianza porque la última que aplicó generó cinco millones de empleos, y también anuncia para las próximas semanas una reforma financiera, que es lo que la gente espera.

-¿Y qué reformas piensan aplicar ustedes en Andalucía?

-Javier Arenas tiene muy claro que la educación, la sanidad y los servicios sociales tienen que ser políticas blindadas. Nuestras reformas, por tanto, irán dirigidas a otros sectores, como por ejemplo en la Administración, donde urge reducir grasa política. No es lógico que en algunas provincias haya hasta 28 delegados de la Junta. Nosotros apostamos por reducir como mínimo a la mitad el número actual de delegados de cada provincia. Y apostamos por devolverle a los funcionarios el papel que les corresponde. Con nosotros, los puestos de directores generales serán asumidos por funcionarios de la Junta.

-¿Qué queda por descubrirse del escándalo de los ERE?

-Casi todo. Yo creo que de este caso sólo conocemos el 20%. Todo lo que se ha conocido es muy grave porque han aparecido los intrusos, que nunca habían trabajado en esas empresas y estaban todos vinculados al PSOE, y se han destapado las subvenciones que se daban a los suyos. Pero ahora se ha abierto una nueva etapa para saber dónde ha ido el dinero. Hay una contradicción porque la Fiscalía, por ejemplo, reclama 100.000 euros a un intruso y la Junta le pide 400.000. Entonces, ¿dónde está el resto del dinero? Ya sabemos que parte de ese dinero del fondo de reptiles se gastaba en cocaína, juergas y borracheras, pero lo más grave es que se pueda terminar demostrando que esto constituía el modus operandi global en la Administración andaluza. Nosotros hemos aportado datos que demuestran que había 4.000 millones de euros que utilizaban el mismo procedimiento del fondo de reptiles, pero no sólo la Consejería de Empleo, sino también la de Presidencia, la de Medio Ambiente, la de Agricultura, la de Cultura... Y con ese fondo de reptiles se ha hecho de todo, porque también se han dado préstamos a los amigos de los socialistas que se han terminado condonando, se han dado subvenciones sólo a ayuntamientos del PSOE en plena campaña electoral y se han dado ayudas a empresas vinculadas a los socialistas que ni han creado la empresa, ni han creado un empleo. Y todo esto es gravísimo porque estamos hablando del dinero que tenía que estar destinado a solucionar el problema del paro. Pero es que también queda por saber quiénes eran los actores principales porque los intrusos son simples instrumentos. El hecho de que todos los procedimeintos de ayudas sociolaborales hayan sido desarrollados sólo por dos intermediarios y por dos aseguradoras da mucho que pensar. Y es indigno que Griñán quiera parecer como víctima en este caso primero porque a su despacho de consejero de Economía llegaron como mínimo ocho informes de la Intervención de la Junta denunciando que el procedimiento que se estaba siguiendo era ilegal, y segundo porque en el Consejo de Gobierno él informaba de modificaciones presupuestarias para ampliar las partidas de ese fondo de reptiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios