Los grandes municipios andaluces ven pocas posibilidades de pedir créditos

  • El endeudamiento de seis capitales sobrepasa el límite a la espera de mayor precisión.

Comentarios 20

El nivel de deuda de los municipios andaluces con mayor población hace albergar pocas esperanzas de que puedan beneficiarse de la corrección ayer del Ministerio de Economía y Hacienda, que permitirá en 2011 pedir créditos a los ayuntamientos que estén en mejor situación financiera. Al cierre de 2009, hasta 18 municipios andaluces se encontraban entre los más endeudados de España, según los datos que por primera vez publicó el Ministerio de Economía y Hacienda. Las ocho capitales andaluzas figuran en la lista.

Esta modificación del decreto de medidas de contención del déficit aprobado el pasado mayo permitirá a los ayuntamientos pedir créditos siempre que no alcancen el 75% de endeudamiento sobre sus ingresos, porcentaje estimado  pendiente aún de negociación. Las capitales andaluzas, en su mayoría, rondan o sobrepasan el 100% de endeudamiento.

La criba se hará a principios del próximo año cuando se tenga acceso a los ingresos finalmente liquidados y se pongan en la mesa junto a la deuda viva, lo que permitirá conocer el endeudamiento. Por el momento, los presupuestos municipales sólo recogen previsiones de ingresos y el desfase a final de año puede ser importante. Es el caso de capitales como Málaga o Sevilla, quinta y sexta respectivamente en el ranking de deuda con 719,7 y 661,3 millones de euros. Según el Ayuntamiento de Málaga, su endeudamiento se sitúa en un 94%. Tampoco podría pedir créditos el Ayuntamiento de Sevilla, cercano al 90% de endeudamiento. El informe del interventor a fecha de mayo eleva la deuda del Consistorio con los bancos  por encima de los datos del año 2009.

Córdoba, con 312 millones de euros de deuda viva, alcanza hasta un 128% de endeudamiento en relación con sus ingresos y ya el pasado año consiguió la gracia de Economía para acceder a créditos. Fuera de la modificación ministerial también se ubica el Ayuntamiento de Cádiz, que eleva a un 107% su endeudamiento. Un ejemplo de desfase entre la previsión de ingresos y la recaudación lo ofrece el Consistorio onubense, que ingresó en 2009 un 60% menos de los 216 millones que presupuestó. Si se tiene en cuenta que la deuda reconocida por el Ayuntamiento es de 290 millones (superior a los 94 millones que apunta Economía), está claro que el porcentaje de endeudamiento es mucho mayor que el 75%. La sexta capital andaluza que en principio se quedaría fuera de la corrección de Economía sería Jaén.

Granada, pese a tener una deuda elevada de 167,1 millones, prevé que su porcentaje se situará en torno a un 70%. Otra capital saneada en principio, con datos de 2009 a la espera de cerrar 2010, es Almería. 

Gran parte de los ingresos que recibían los consistorios procedían del sector inmobiliario y, tras la caída del sector, las consecuencias han sido dramáticas. Prueba de la asfixia de las arcas municipales lo ofrecen otros municipios andaluces como Jerez, con 82,7 millones de deuda. Benalmádena (94 millones) o El Ejido (81,2), éstas entre los 50 más endeudados. Entre los 100 también figuran El Puerto de Santa María, Algeciras, Roquetas, Alcalá de Guadaíra, San Fernando, Chiclana o Torremolinos.  

A pesar de que el listado de municipios que podrían quedarse fuera pudiera parecer amplio, tanto el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, como el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, coincidieron ayer en que habrá en torno a un 75% de ayuntamientos andaluces beneficiarios, cumpliéndose así los cálculos que ha realizado el Ministerio de Economía para el conjunto del país. Ambos resaltaron que no es Andalucía la comunidad con más consistorios en quiebra, sino más bien al contrario: la "mayoría" han hecho los deberes y están dentro de ese umbral del 75% de deuda. De si existe o no una relación directa entre número de habitantes y volumen de deuda, como apunta el PP, discreparon: hay grandes, medianos y pequeños municipios a los que se les ha ido la mano.

En este giro de 180 grados dado por el Gobierno, la presión parece haber sido clave. De hecho, la Junta no permaneció impasible tras el decreto del Gobierno central y buscó como interlocutor directo al ministro de Política Territorial y vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves.  Los contactos del Ejecutivo andaluz y de la FAMP con él han sido constantes para "hacer ver la dimensión del problema que se les venía encima a los ayuntamientos", explicó Pizarro, que desde  la aprobación del decreto ha venido alertando del riesgo en el que podrían estar proyectos vinculados al PER, los planes provinciales de las diputaciones y proyectos cofinanciados por la Junta y el Gobierno central con los ayuntamientos. 

A esta "buena" noticia dada por el Gobierno para las arcas municipales, que se completa con ese aumento en un 9% de la participación en los ingresos del Estado -14.760 millones-, se suma la que dará la Junta a partir del 1 de enero: 420 millones que ingresarán, gracias a que es la primera comunidad del país que ha regulado por ley la participación de los entes locales en los tributos de la comunidad.

Como estos balones de oxígeno seguirán siendo "insuficientes", Toscano insistió en que no va a renunciar a que se muevan de nuevo los hilos para un plan de rescate estatal de los ayuntamientos, a imagen y semejanza del que se hizo en la Transición.  Una operación por la que se refinanciaría la deuda -con el pago del tipo de interés o la compensación de saldos de deuda-, pero no a través de subvenciones, sino que sería un dinero a  devolver a largo plazo, y que irían acompañados de un plan de saneamiento "estricto" para los ayuntamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios