Una pelea entre hermanos acaba con un muerto y un herido en el Polígono Norte

  • El detenido ingresó anoche en el Hospital Macarena bajo custodia policial tras matar a puñaladas a la víctima, que lo maltrataba a él y a su madre · Ambos tenían antecedentes y el arrestado, problemas físicos y de drogas

Un hombre de unos 40 años mató ayer a puñaladas con un arma blanca a su hermano con el que, según los vecinos, discutía frecuentemente en su piso del Polígono Norte. Los dos hermanos vivían en el bloque número 23 de la calle Carmen Díaz con su madre, que, al parecer, era maltratada por el fallecido, José Luis, motivo por el cual Agustín lo mató y luego se autolesionó, según el relato que hizo a este periódico un amigo del presunto asesino, Francisco, que quiso omitir sus apellidos por temor a represalias. Al parecer, la víctima también había agredido en varias ocasiones al detenido, que "ya estaba cansado de la situación". Fuentes policiales confirmaron anoche que los hermanos tenían antecedentes.

Ayer mismo por la mañana Agustín le confesó a Francisco "que no aguantaba más y que iba a matar a su hermano". "Yo traté de calmarlo y de tranquilizarlo, pero no me ha hecho caso", dijo Francisco anoche, entre lágrimas cuando llegó a ver a Agustín y se encontró con la calle acordonada por la Policía y un cadáver en un coche fúnebre. "¿Quién ha muerto", fue lo primero que preguntó. "No me puedo creer que al final lo haya matado", contestó echándose las manos a la cabeza por no haberlo podido parar. Y, nervioso, se marchó al hospital para interesarse por el estado de salud de su amigo.

El presunto homicida mató a puñaladas a su hermano durante una discusión y luego se apuñaló él, según contaron algunos vecinos, que se agolparon en la puerta. Otros dijeron que mató al hermano mientras dormía y luego se autolesionó.

El herido, que tenía problemas con las drogas y que se tiene que ayudar de una muleta para andar porque ha sufrido varias congestiones cerebrales, fue trasladado al Hospital Virgen Macarena detenido y custodiado por la Policía. Allí permanecía al cierre de esta edición y se desconocía la gravedad de sus heridas.

Los hechos ocurrieron pasadas las 20:30 en el número 23 de la calle Carmen Díaz, en el piso 4ºA, donde se encontraban los dos hermanos. La madre, que tuvo que ser sedada por los médicos, se encontraba en casa de una vecina. Los vecinos oyeron las voces de los dos discutiendo, algo que no era nuevo, y cuando subió al piso se encontró a uno de los hijos muerto y al otro herido, según el relatos de los vecinos. "Sabíamos que tarde o temprano iba a pasar algo", declaró José Manuel, el vecino que acogió en su casa a la madre de la víctima, "muy afectada".

Otra vecina de la calle comentó que el fallecido padecía depresión y que había tenido problemas con su mujer. También declaró que el herido había sufrido abusos y maltrato por parte de su hermano fallecido.

Ambos eran muy conocidos en el barrio, al igual que su madre. El forense levantó el cadáver sobre las 22:30. Luego, la Policía científica salió del piso donde ocurrieron los hechos con bolsas donde presumiblemente llevaba las pruebas y el arma con el que el presunto homicida apuñaló a su hermano y luego se hirió él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios