El informe del accidente de Cepsa centra en una tubería el origen del incendio

  • El primer documento oficial del siniestro está ya en manos del juez instructor

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Moguer, que se ha hecho cargo de la investigación del accidente registrado en la Refinería La Rábida, que el pasado 4 de agosto se cobró la vida de dos trabajadores, tiene ya en sus manos el primer informe oficial del siniestro que provocó la tragedia. El atestado que ha realizado la Policía Judicial del Instituto Armado de Moguer señala que el origen del fuego que desató la alarma en el Polo Químico está en una tubería de la Planta de Tratamiento de Efluentes Líquidos , en la que la compañía Cepsa recoge los excesos de combustible para depurarlos y poder reutilizarlos con posterioridad.

Este primer documento oficial, concluido a las dos semanas del siniestro, tiene que complementarse con un segundo estudio, de carácter más técnico, que ya se está elaborando por parte de los expertos en el laboratorio de la Guardia Civil de Huelva, que aportará nuevos datos para poder afinar más y dar ya conclusiones sobre el origen del accidente.

Según las estimaciones de los investigadores, este análisis técnico-policial sobre las causas y circunstancias en las que se produjo el incendio en la Refinería tardará en llegar a manos de la autoridad judicial no más de diez días. La investigación se intuye compleja. Al margen del expediente abierto por la Administración andaluza y del estudio que presente la compañía petroquímica, no se descarta la realización de otro informe pericial. Las fuentes consultadas de la Guardia Civil señalaron que, en cualquier caso, esta decisión queda en manos del juzgado instructor, que será el que determine finalmente si se encarga a una firma de ingeniería independiente esta pericial, en paralelo a las diligencias que pueda solicitar la Fiscalía para el esclarecimiento del siniestro.

Por lo pronto, las diligencias de investigación sobre este accidente laboral con resultado de dos muertes abiertas en el juzgado moguereño tienen un avance con el atestado de la Policía Judicial.

El incendio del pasado 4 de agosto es el accidente de mayor gravedad que la Refinería de Cepsa en Palos de la Frontera ha registrado a lo largo de su historia. El segundo incendio más grave tuvo lugar hace seis años (2004), tras detectarse un fallo en uno de los transformadores de intensidad de la subestación eléctrica de la planta de Energía de la empresa mientras un trabajador realizaba una revisión visual en las inmediaciones. En esta ocasión, el accidente se saldó con la muerte de un trabajador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios