Un joven muere intoxicado al inhalar gases de una fosa séptica de cerdos

  • El padre y el hermano también resultaron graves al intentar salvarse unos a otros

Comentarios 2

Un joven de 26 años, vecino del municipio de Partaloa e identificado con las iniciales J. E., falleció el pasado domingo cuando se disponía a limpiar la fosa séptica de una granja de cerdos que era propiedad de la familia.

Al parecer, según las investigaciones y las primeras hipótesis, los excrementos de los animales desprendieron metano, un gas tóxico y mortal que, junto a las altas temperaturas hicieron que el joven perdiera el conocimiento en cuestión de segundos.

Su padre, alertado al ver que no respondía a sus llamadas y que había transcurrido un largo periodo de tiempo, entró en la fosa para ver qué sucedía, y al percatarse de la gravedad del asunto intentó sacar a su hijo.

Pasaron los minutos, y otro de los hijos (hermano del fallecido) que esperaba fuera del pozo, al ver que tampoco salían, dio la voz de alarma a los vecinos para que le ayudaran. Sin embargo, pocos minutos después, ante la desesperación, decidió introducirse también en el pozo para intentar salvar a su padre y a su hermano.

Los vecinos acudieron de inmediato a la granja y tuvieron que sacar a los tres miembros de la familia de la fosa con urgencia. No obstante, una vez en el exterior, nadie pudo hacer nada para salvarle la vida al más joven de la familia. Juan Enrique permaneció demasiado tiempo en contacto con gases que le llegaron a producir la asfixia en el interior del pozo. El gas metano le hizo perder las constantes vitales.

Por su parte, el padre y el hermano del fallecido fueron trasladados a Torrecárdenas debido a la gravedad que revestían y por los síntomas de intoxicación que presentaban. Según fuentes de la investigación, tanto el padre como el hijo han permanecido ingresados durante dos días en el centro hospitalario.

El pasado martes a las siete de la tarde se ofició la santa misa y la sepultura del joven Juan Enrique. El entierro fue multitudinario, ya que, según indicaron vecinos del municipio de Partaloa, "se trataba de una familia muy conocida en la comarca del Almanzora".

La conmoción de familiares y amigos es aún la constante en el pueblo, pues la tragedia no ha dejado a nadie indiferente.

Al parecer, todos los miembros de la familia estaban acostumbrados a limpiar el pozo. Precisamente, según indicaron conocidos del fallecido y vecinos del pueblo "Juan Enrique no era la primera vez que limpiaba estos restos de la fosa séptica", por lo que nadie se explica aún cómo pudo suceder el accidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios