Guillena

A prisión por embestir con un todoterreno a un coche patrulla en una persecución

  • El detenido, de 26 años, que ha sido enviado a prisión cuenta con numerosos antecedentes penales y ha sido puesto a disposición judicial.

Comentarios 13

El Juzgado de Guardia ha decretado el ingreso en prisión del vecino de Cazalla de la Sierra detenido por embestir supuestamente con un todoterreno a un coche patrulla de la Guardia Civil, e incluso a los propios agentes del Instituto Armado, durante una persecución desencadenada tras un alunizaje presuntamente perpetrado por el sujeto.

Fuentes de la Guardia Civil informaron de que el juzgado de Guardia que se ha hecho cargo de las diligencias ha ordenado el ingreso en prisión de este sujeto de 26 años identificado como A.J.M.T. Al individuo se le atribuyen supuestos delitos de hurto de uso de vehículo a motor, robo con fuerza en las cosas, atentado, desobediencia y resistencia grave contra los agentes de la autoridad, delito de daños y, por último, otro contra la seguridad vial, pues está imputado por embestir con su todoterreno al coche del Instituto Armado y a los propios agentes durante una persecución por un alunizaje. 

El detenido, además, tiene a sus espaldas antecedentes por delitos contra el patrimonio, atentado contra la autoridad e incluso violencia en el ámbito familiar, según las mismas fuentes, que señalaron que los dos guardias civiles que sufrieron la embestida del todo terreno están de baja de su servicio y padecen policontusiones, aunque uno de ellos presenta también una fisura de escafoide.

Todo se inició cuando la Central Operativa de la Guardia Civil alertó a las patrullas de servicio de que se había producido un robo por el procedimiento del alunizaje. Tras ello, una patrulla de Seguridad Ciudadana del puesto de Guillena, compuesta por dos guardias civiles, uno de ellos gran conocedor de la zona, esperó en el arcén de la A-460, cuando pasó un todo terreno de las características del buscado.

Los guardias civiles se colocaron detrás del vehículo, alertando con luces y sonido de prioridad, pero, lejos de detenerse, el todo terreno sospechoso se colocó en paralelo con el vehículo de la Guardia Civil y lo embistió lateralmente con intención de sacarlo de la vía, lo que consiguió parcialmente, tras lo que continuó su huida. Los agentes emprendieron de nuevo el seguimiento y, en una glorieta a la entrada de Burguillos, el vehículo huido realizó un giro de 180 grados y se paró enfrentando al vehículo oficial, que se detuvo frente a él. 

El todo terreno emprendió entonces la marcha y embistió de frente contra el vehículo oficial. Tras la embestida, que desplazó varios metros al vehículo de la Guardia Civil, realizó un giro y continuó en dirección a la población. En la siguiente glorieta, realizó la misma maniobra y el guardia civil que conducía se colocó en paralelo al todo terreno pero algo detrás, para evitar otra embestida.

Daños en varios vehículos

Uno de los guardias civiles bajó del vehículo y, cuando abrió la puerta del coche para exigir al conductor que se apeara del suyo, éste cogió un cuchillo del interior del vehículo con el que amenazó al agente que, en su defensa, esgrimió su arma corta. Inmediatamente, el vehículo embistió marcha atrás con la intención de atropellar al otro guardia civil, que también había bajado para apoyar a su compañero, el cual se subió al coche, cerró la puerta y fue embestido hasta tres veces por el todo terreno. 

El compañero se vio obligado a realizar varios disparos intimidatorios y el vehículo agresor partió a toda velocidad. En su huída, el todo terreno arrolló varias vallas de una obra, enganchó una de ellas y, con la valla, golpeó durante 400 metros a los vehículos que se encontraban aparcados. Al final de la calle, se bajó esta persona del coche e, inmediatamente, los dos guardias civiles consiguieron reducirlo y detenerlo.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios