Un récord que otorga vida

  • El Hospital Reina Sofía celebra un acto de reconocimiento a todos los colectivos implicados en la donación y trasplantes de órganos con el fin de conmemorar los 5.000 injertos realizados en los últimos 30 años

Comentarios 4

La historia de los trasplantes en el Hospital Reina Sofía comienza en febrero de 1979, tres años después de su apertura, cuando un joven con insuficiencia renal grave, Miguel Berni, recibe el primer órgano en Córdoba, un riñón. Tres décadas más tarde, en los quirófanos del hospital se realiza el trasplante número 5.000 a un hombre de 47 años, que recibe un nuevo hígado. 5.000 es la cifra simbólica que representa los valores de la generosidad y la solidaridad de todas las partes implicadas en estas operaciones. Desde la familia que decide donar los órganos del ser querido que se va hasta la disponibilidad 24 horas todos los días del año del equipo de trasplantes del hospital, pasando por el enfermo que espera, paciente, y agradece esa llamada que llega un día cualquiera y que devuelve la vida. Por este gran récord, que no es otra cosa que la grandeza de otorgar vida donde aparece la desesperanza, el Hospital Reina Sofía celebró ayer un acto de agradecimiento para rendir homenaje a todos los colectivos implicados en la donación. 

El Salón de Actos del complejo sanitario fue el escenario de una gala en la que, como se suele decir, el premio era lo de menos. Aún así, fueron muchas las personas que recibieron la réplica de una obra del artista cordobés Esteban Ruiz por su contribución a la donación. Empezando por el equipo de trasplantes del Reina Sofía y los responsables de las distintas áreas del centro. Desde el director del Servicio de Neumología, el doctor Cosano Povedano, hasta el cirujano y consejero editorial de El Día, el doctor Manuel Concha, o uno de los principales artífices de este hito, el excoordinador de trasplantes, el doctor Juan Carlos Robles. Sin duda, uno de los más aplaudidos de la gala ya que los compañeros le quisieron agradecer el esfuerzo que durante años ha realizado al frente del equipo, a pesar de que ya se haya retirado de la primera línea. El doctor Robles siempre ha puesto la cara amable cuando se ha necesitado la colaboración ciudadana para promover la donación y nunca le ha fallado el pulso a la hora de dirigir los quirófanos en operaciones trascendentales donde se pone en juego la vida de las personas. 

Además de los profesionales del Reina Sofía, Salud también quiso dar su reconocimiento a los colectivos que representan a los enfermos trasplantados, así como otras instituciones que han colaborado en la promoción del gesto de la donación. El Córdoba Club de Fútbol, la Asociación de Taxistas o la Agrupación de Cofradías también fueron distinguidos ayer. Homenaje, también, a los periodistas que a lo largo de este tiempo han transmitido a la ciudadanía cada hito que se ha producido en los quirófanos del Reina Sofía. Las ganadoras del premio Luis Portero, entre otras las periodistas María Eugenia Vílchez o Rocío Lopera, así como los representantes de los distintos medios de comunicación o el reportero gráfico de El Día Álvaro Carmona. Los que están detrás de la noticia se convirtieron por unos instantes en protagonistas al reconocerse su labor. Por último, los rostros conocidos que siempre se han mostrado favorables a prestar su imagen en las distintas campañas de sensibilización de la donación que el hospital ha realizado. Por el complejo cordobés han pasado desde cantantes como David de María a toreros como Jesulín de Ubrique o Canales Rivera. Ayer estuvieron presentes la diseñadora Juana Martín o el compositor Manuel Ruiz Queco, sólo algunos ejemplos de la solidaridad de los más famosos. 

La historia de los trasplantes en el hospital Reina Sofía incluye numerosos hitos con trascendencia nacional e incluso internacional. Así, en este centro se realiza el primer trasplante combinado de hígado-páncreas-riñón de Europa (1998) y se interviene en ese mismo año al bebé más pequeño hasta el momento, con sólo 8 días, para implantarle un nuevo corazón. Ya en 2002, nace el primer bebé de una madre trasplantada de corazón y se efectúa el primer trasplante hepático de donante vivo en Andalucía a un adulto. En 2003, el Reina Sofía se convierte en el primer centro nacional que implanta en niños lóbulos pulmonares extraídos de un donante adulto y, un año más tarde, realiza el primer injerto combinado hígado-pulmón a un paciente infantil. Además, 2004 es el año en que se realizan los primeros trasplantes a pacientes infectados por el VIH y también en el que un bebé de sólo 15 días y tres kilos de peso se convierte en el receptor más pequeño que se sometía a un trasplante hepático. En 2008 se efectúa un trasplante de pulmón infantil a un paciente con pulmón único, el primero que se hacía a nivel mundial. 

Y el centro sigue engrandeciendo su trayectoria. En el primer trimestre de este año el hospital ha recibido seis donaciones y se han realizado 44 trasplantes, dos de ellos infantiles. Nuevos pasos para seguir escribiendo la historia y los hitos en la sanidad desde Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios