Sus señorías tienen derecho a avión

  • La apertura de la línea aérea entre Sevilla y Almería motiva al Parlamento a abonar a los diputados el coste del transporte público, también tren y taxis

Comentarios 9

La apertura de la línea aérea entre Sevilla y Almería a mediados de enero ha motivado al Parlamento a aprobar que se abone a los diputados el coste del transporte público que utilicen en sus desplazamientos con ocasión de actividad parlamentaria. Avión o tren, principalmente, aunque serán igualmente indemnizables los gastos por desplazamientos urbanos en taxi hasta o desde las estaciones y aeropuertos, así como los gastos de aparcamiento.

La resolución de la Mesa del Parlamento en sesión celebrada la pasada semana incluye así un nuevo punto al apartado de indemnizaciones por gastos de locomoción en las normas reguladoras de las retribuciones o indemnizaciones que pueden percibir los parlamentarios, siempre que presenten el billete original.

Hasta ahora, los diputados sólo recibían en concepto de transporte una indemnización por el uso del propio automóvil para su asistencia a las sesiones parlamentarias, a 0,25 euros por kilómetro.

La opción que ahora se da a los diputados para desplazarse a la sede de la Cámara es más económica y respetuosa con el medio ambiente, sostuvieron ayer fuentes del Parlamento. Por ejemplo, los diputados de Almería que se desplacen en coche pueden justificar en cada trayecto unos 213 euros, ida y vuelta (a razón de 0,25 euros por los más de 400 kilómetros recorridos).

Un billete con la compañía que ofrece la conexión aérea entre estas capitales costaba ayer 65 euros para el próximo miércoles, sesión plenaria, mismo precio que la vuelta al día siguiente. A ello habría que sumar los 30 euros que tienen de tarifa los taxista del aeropuerto hispalense, lo que ida y vuelta más avión, hacen un total de 190 euros y un recorte de horas.

La medida iguala a los diputados del Parlamento autonómico con los del Congreso, relató ayer a esta redacción un diputado, que sumó las prestaciones que da para el ejercicio de la actividad parlamentaria las líneas de Alta Velocidad entre la capital hispalense y ciudades como Córdoba o Málaga.

Estas indemnizaciones no son las únicas que perciben los diputados andaluces por sus desplazamientos. Según una respuesta parlamentaria, el pasado año el PSOE destinó 8.993 euros a miembros del Grupo Socialista en concepto de gastos de viajes. La diputada de Almería Pilar Navarro y el de Granada José García Giralte acapararon casi el 60% de este gasto con cargo al presupuesto regional de la formación política, que el PSOE vinculó a las tareas orgánicas que desempeñan estos parlamentarios. El PP anotó un gasto por este concepto a cargo del Grupo Popular por 79 euros, que recibió María del Carmen Crespo, alcaldesa de Adra. IU expuso que no abonó a sus miembros cantidad alguna por gastos de viaje.

Sueldo base: 4.259 euros al mes

Un diputado del Parlamento andaluz tiene un sueldo idéntico mensual de 3.459,17 euros, asignación congelada desde 2008. A esto se suman complementos, dependiendo de la responsabilidad en la Cámara. Lo mínimo para un diputado raso serían 200 euros a la semana en gastos de alojamiento y manutención si tiene su residencia a menos de 100 kilómetros de Sevilla, es decir, 4.259 euros al mes. A más de 300 kilómetros, son 310 euros semanales. Hasta 500 euros a la semana (26.000 euros al año) reciben por manutención y alojamiento la presidenta, los otros miembros de la Mesa -siete- y los portavoces, que, además, tienen otros complementos por razón del cargo. El de la presidenta es de 2.291,85 euros al mes, el de los vicepresidentes y portavoces de los grupos parlamentarios de 1.541,18 euros y el de los secretarios o vocales de la mesa y portavoces adjuntos 1.057,7 euros más, según el régimen económico y ayudas a los diputados 2010. Así, la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, tiene derecho a una retribución por la suma de estos conceptos de 106.514 euros al año y al menos hasta otros diez diputados -miembros de la mesa y portavoces- tienen derecho a recibir más que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que tiene una asignación económica anual de 81.155 euros, y de todos los consejeros del Gobierno andaluz. Los diputados pueden renunciar a estos emolumentos. No pueden cobrar por el desempeño de otro empleo, aunque se admiten algunas compatibilidades. El Parlamento pone a disposición de los diputados ordenador portátil, teléfono móvil, línea ADSL y conectividad UMTS.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios