Sevilla

Un soldado gay de la base de Morón denuncia su expulsión del Ejército

  • El militar asegura haber sufrido durante dos años "amenazas, abusos y proposiciones" por su condición homosexual.

Comentarios 34

El soldado Alberto Linero Marchena, que se identifica como el primer militar gay casado, ha denunciado este lunes que ha sido expulsado del Ejército del Aire "tras dos años de amenazas, abusos y proposiciones dentro del Ejército".

Linero ha convocado una rueda de prensa el próximo miércoles en Sevilla para dar a conocer que el Boletín Oficial de la Defensa ha publicado su expulsión del Ejército con fecha del próximo 1 de septiembre, estando de baja médica psiquiátrica desde noviembre de 2009.

En septiembre de 2006, Linero y Alberto Sánchez Fernández, también soldado destinado en la base de Morón de la Frontera (Sevilla), se casaron en el Ayuntamiento de Sevilla vestidos con el traje de gran gala del Ejército del Aire, en la que se definió como la primera boda entre militares homosexuales españoles.

La ceremonia fue oficiada por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, con asistencia de la concejal del PP Evelia Rincón y unos cien invitados entre familiares y amigos, además de varios militares compañeros de los novios.

En un comunicado, Linero explica este lunes que en febrero de 2009, la base aérea de Morón le solicitó una evaluación extraordinaria física y psicológica, a pesar de que con anterioridad había pasado las pruebas físicas de manera óptima.

Tras haberle realizado el reconocimiento médico por parte de la unidad de psicología del Hospital de San Fernando (Cádiz), se le consideró apto para el servicio, pero sus superiores, "haciendo caso omiso a estos informes, le solicitan un Tribunal Médico por psicología", que volvió a declararlo "apto", explica en su comunicado.

Sin embargo, como consecuencia del tiempo transcurrido en la práctica de la evaluación extraordinaria y del Tribunal Médico, el soldado perdió el destino y cesó en la base de Morón el 10 de julio de 2009.

Asegura que entonces se le realizó un informe negativo para su exclusión del ejército por mal compañerismo y falta de rendimiento en el trabajo durante el tiempo que no ejerció.

Linero asegura en el comunicado que dicho informe fue redactado por un superior ante la negativa del soldado a aceptar las proposiciones sexuales de este, y dice que también fue acosado por un sacerdote de la base.

Sostiene que denunció su situación en vía interna y "ante la impotencia que sufría" decidió quitarse la vida, tras lo cual recibió la baja médica por motivos psiquiátricos en noviembre de 2009, situación en la que continúa.

Linero, que ofrecerá una rueda de prensa en la Asociación de Transexuales de Andalucía, afirma que su expulsión "es un caso de persecución por homofobia, abusos y maltrato psicológico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios