"El suelo es limitado, su fin debe ser el más favorable al colectivo"

  • El urbanista Manuel González Fustegueras apuesta por un consumo de territorio "racional"

Manuel Ángel González Fustegueras, arquitecto y gurú del urbanismo en la región, centró ayer la ponencia estrella de cuantas compusieron la intensa jornada técnica El reto de la sostenibilidad en los desarrollos turísticos residenciales y abogó de forma decidida por un consumo de suelo, residencial o turístico-residencial, donde prime la "mixtura de usos" y se rompa la "monofuncionalidad" de las construcciones. En este punto, el reconocido urbanista ejemplificó la cuestión aludiendo a que tan insostenible es que Vejer quede despoblada de oriundos como que la zona de Atlanterra mantenga un modelo de desarrollo habitado durante sólo unos meses al año.

Especialista en ordenación y planificación del territorio -no en vano ha pintado en los últimos años las revisiones de los planeamientos de Sevilla, Málaga, Marbella y Chiclana, entre otras-, Fustegueras abordó el concepto de sostenibilidad desde una perspectiva ajena a "dogmas" y que evita dar "cobijo a falsos ecologismos".

"Hay que hacer un ejercicio de moderación en el consumo de nuevos suelos y apostar por rehabilitar", defendió Fustegueras, quien reconoció tajante que "es incompatible un desarrollo desaforado con la calidad ambiental; el recurso del suelo es limitado y debemos usarlo y destinarlo a aquello que sea más favorable a la colectividad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios