Podemos se 'raya' con la transparencia

  • Propone un confuso referéndum sobre la continuidad de los cargos electos y salarios 'a la carta' para los representantes públicos El sueldo de Rodríguez sería de 1.935 euros al mes

En Podemos todo es nuevo. Joven. A estrenar. Ayer presentó unas primeras propuestas, sobre transparencia y participación, que podrían pertenecer al programa electoral de la formación. En Podemos todo es eventual. Podrían, porque estas propuestas, algunas de las cuales han nacido en los "círculos" ciudadanos, serán votadas en internet desde mañana y hasta el próximo martes. Las menos populares decaerán y no pertenecerán al programa electoral, que se presentará el miércoles.

Quizá esa bisoñez explique la inconcreción de las medidas presentadas en rueda de prensa por la candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez. A pesar de las reincidentes preguntas de los periodistas (por el inusual sistema de la petición de palabra) ubicados en una working room (sala de trabajo) junto a empleados veinteañeros del partido, quedaron dudas sobre la solidez de las propuestas. Son tan nuevas que ninguna de ellas cuenta con antecedentes.

La más destacada sería la posibilidad de revocar a cargos electos autonómicos (diputados) por votación popular. Es decir, los ciudadanos decidirán si un parlamentario, incluida la persona que ostente la Presidencia de la Junta, continúa en su puesto. La consulta sería a partir de la mitad de mandato, por una única vez sobre diputado, y siempre que se hayan recogido firmas de al menos un 20% del censo electoral (lo que equivale a 1,3 millones de andaluces). Si el diputado resulta revocado, le sustituirá el siguiente en la lista. Si es el presidente, habrá elecciones. Si es un consejero del Gobierno no electo, no habría nada que hacer. El dardo de Podemos persigue a los imputados o a los "incompetentes" para el cargo. Entonces se celebraría ese "referéndum similar a una moción de censura" y, según llegó a decir la funcionaria de la Junta y secretaria de acción institucional de Podemos, Auxiliadora Honorato, "se retiraría el acta al diputado si obtiene un número de votos en contra superior a los votos que obtuvo en las elecciones (¿?)".

Los dirigentes de Podemos no aclararon el corpus legislativo a reformar, aunque sí se pronunciaron en contra del aforamiento (tan pasado de moda). La propuesta de revocación soslayó medidas más convencionales como la revisión de los puestos de libre designación, la eliminación de externalizaciones o una auditoría para las empresas públicas.

Podemos también plantea otorgar una prioridad administrativa a casos de "emergencia ciudadana", a los que se reducirían plazos de burocracia o pagos contables.

Este arbitrio también afectaría a los sueldos de los altos cargos. Aunque en algún momento se dijo que todos eran mileuristas, Rodríguez fijó su sueldo si es presidenta y el de sus diputados en tres veces el Salario Mínimo Interprofesional (645 euros), 1.935 euros al mes, equivalente al sueldo base (sin complementos) de los eurodiputados de Podemos. La presidenta actual gana 63.808 euros al año. Sin embargo, Podemos abre la puerta a que ningún parlamentario cobre menos de lo que cobraba en su trabajo anterior, por lo que se produciría una disparidad de salarios que recuerda a los primeros tiempos de la Cámara andaluza.

El número dos de Podemos en Sevilla, el abogado Juan Moreno Yagüe, propuso que exista "una contabilidad en tiempo real" de la Administración para que los ciudadanos consulten esas cuentas como si fueran propias. Fue la única propuesta que sonó madura.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios