28-F · Entrevista a Susana Díaz

"No voy a gobernar ni con el PP ni con Podemos"

  • La presidenta andaluza y candidata del PSOE a las elecciones insiste en que no desea pactos; quiere "un Gobierno fuerte y sólido".

Comentarios 21

Susana Díaz (Sevilla, 1974) mantiene que en estos primeros días de precampaña está notando que los ciudadanos quieren un Gobierno fuerte. Es el motivo de su campaña. El embarazo no le está suponiendo un problema para las largas jornadas de carretera; se diría que al contrario, que es su equipo quien está notando el golpe de los días maratonianos.

-Usted tenía sólo 6 años el 28-F de 1980. Supongo que recordará poco.

-Ni 6 años tenía. No recuerdo. Sí tengo una imagen grabada que es la de mi barrio, el Tardón, lleno de banderas blancas y verdes en los balcones, eso sí. Incluso en años posteriores, el Tardón se llenaba de banderas.

-Es curioso, sus contrincantes en esta campaña electoral también tenían pocos años: 10 años, Moreno Bonilla; 14 años, Maíllo; y Teresa Rodríguez ni había nacido. Han jubilado no sólo a la generación que hoy tiene 60 años, como sus antecesores en la Presidencia, sino a los que están en los 50.

-No creo en los adanismos, prefiero la alianza de generaciones. Hubo una generación que permitió que hoy tengamos esta autonomía. La generación de Rafael Escuredo nos permitió que hoy gocemos de autonomía plena y de buenos servicios públicos. Ellos fueron los que pusieron a Andalucía en su sitio.

-No le digo lo que hizo esa generación, sino que la suya ha jubilado a todos, incluidos a los de 50 años.

-No. Tengo, por ejemplo, a un secretario de Organización [Juan Cornejo], que es bastante mayor que yo.

-Bueno, no es tan mayor como usted cree.

-(Risas) Ni todo lo nuevo es bueno ni todo lo viejo es malo.

-La candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, asegura que quiere jubilar al PSOE porque se ha apoderado de la comunidad después de 35 años de gobiernos.

-Eso es faltar al respeto a la voluntad de los andaluces, que libremente han decidido quién quiere que los gobierne durante todos estos años.

-Hablando de sus antecesores, ¿usted contemplaba la posibilidad de que se anunciase la citación del Supremo a Manuel Chaves y José Antonio Griñán durante la campaña o en los días previos?

-Nunca me he ocupado de los tiempos de la Justicia. Ni siquiera me he preocupado de la oportunidad.

-Su convocatoria de elecciones ha sido muy arriesgada, ¿no?

-Ha sido necesaria para ganar un año y ha sido posible gracias a un 28 de febrero. Hay un 22 de marzo porque antes hubo un 28-F.

-¿Qué quiere decir con eso?

-Que los andaluces podemos tener un debate propio en estas elecciones porque lo ganamos un 28 de febrero. Cuando el presidente del Gobierno de España le dice a los andaluces que estas elecciones no tocan, se olvida de que sí podemos hacerlo, y ya me gustaría ver cómo se lo dice a Cataluña, que no lo ha hecho. Con el 28-F ganamos la autoridad para dar voz a los andaluces cuando estimásemos conveniente.

-¿Por qué dice que gana un año?

-Porque no vamos a perder un año en el tacticismo electoral. Piense que hay una comunidad autónoma, Cataluña, que ha convocado elecciones en diferido, para septiembre, a nueve meses, y se va a perder un año. Si había inestabilidad en la coalición y si se está demostrando que los socios de la coalición, Izquierda Unida, tenían grandes tensiones internas, como estamos viendo en estos días, yo no podía esperar hasta junio a que algunos decidieran qué iban a ser de mayores.

-El lema de su partido en estas elecciones, Andalucía tiene mucho que decir...

-En dos aspectos. Uno, ante la construcción del Estado. Entre el miedo de quienes quieren volver al centralismo y los que opinan que hay que volver a las dos velocidades, Andalucía defiende su posición.

-¿Quién propone una España de dos velocidades?

-Podemos ha dicho con claridad en Cataluña, el País Vasco y Galicia que está de acuerdo con el referéndum de autodeterminación en estas comunidades, así que Andalucía tiene mucho que decir en la construcción del Estado. Y el segundo aspecto es que también debemos decir mucho en la cohesión social y en el mantenimiento del Estado de bienestar.

-¿No es un lema muy en clave exterior?

-No, es para los andaluces, que sepan que ellos tienen mucho que decir. Andalucía va a ser lo que quieran los andaluces. Yo quiero que sea una tierra de oportunidades, solidaria, tolerante, que crezca y que no deje a nadie en el camino.

-Estos últimos años no ha sido así, usted quería bajar del millón de parados y no hay nada de eso.

-Será pronto. Llevo 15 meses en la Presidencia de la Junta y he conseguido que el Gobierno de España me reconozca que hemos crecido a mayor velocidad y que hemos creado más empleo. Creo que 2015 va a ser un buen año; que Andalucía, una vez que baje del millón de parados, no va a volver a esa cifra. Y la diferencia con España es que éste va a ser un buen año para todos, no para algunos.

-Un buen año, ¿por qué?

-Mire, en estos momentos lideramos las exportaciones. Uno de cada cinco euros que se obtiene de las ventas en el exterior es de Andalucía; el PIB va a crecer más del 2,5%; la velocidad de creación de empleo será mayor, incluso en los sectores más duros, como el de los de más de 45 años, que crece dos puntos por encima de la media española. Y todo eso, cumpliendo con el objetivo de déficit y con una previsión de inversión privada importante porque las empresas consideran que Andalucía es un buen lugar para invertir.

-Pero estas cifras de paro siguen siendo insoportables.

-Totalmente de acuerdo, por eso todo lo ponemos al servicio de crear empleo. De ahí nuestra colaboración con empresarios, con autónomos y con los emprendedores.

-Hay otro lema, que es #YoConSusana, que se acerca más a la campaña personalista que va a hacer el PSOE.

-Esa etiqueta es de los militantes, de los más jóvenes.

-Cuando la patronal, la CEA, pide un Gobierno fuerte y asegura que teme la inestabilidad, ¿le está echando a usted un cable? Dice que quiere gobernar sola.

-Es que yo estoy trabajando por un Gobierno fuerte. He convocado elecciones para ganar un año y para que Andalucía tenga un Gobierno fuerte que cree empleo y que proteja a las personas.

-Usted habrá notado, no obstante, que la apoyan los empresarios, incluso algunos muy conservadores que la ven como receptora de un voto útil ante Podemos.

-Quiero ser la presidenta de todos los andaluces y quiero contar con todos: con los empresarios, con los estudiantes, con los docentes, con los sanitarios...

-¿Usted también pide el voto a electores del PP?

-Yo no busco el voto útil, yo quiero ser útil. Presidir un Gobierno útil para la gente, eso es lo que yo busco.

-Lo que le digo es si usted también busca el voto entre los electores del PP.

-Aquí hay quien ha dicho que ya no hay ideologías: ideologías hay. Y he oído al PP decir lo mismo que a Podemos, que no hay ideologías. Las hay: yo soy socialista y me siento orgullosa, aquí no hay ni trampa ni cartón. Ahora bien, quiero construir una Andalucía donde quepamos todos. ¿Por qué quiero ganar bien el 22 de marzo? Porque un Gobierno sólido une a los andaluces y ya llevamos muchos años confrontando y dividiendo, con un lenguaje inapropiado.

-¿Ganar bien son 53 escaños, a dos de la mayoría absoluta?

-Ganar bien es tener un Gobierno fuerte.

-Habla de gobernar sola, pero si no obtiene la mayoría absoluta necesitará que otro partido, al menos, se abstenga en su investidura en el caso de que logre ganar.

-Tengo capacidad de diálogo. Yo fui quien firmé, en representación del PSOE, los pactos con IU. Me gusta el acuerdo y me gusta el consenso, pero también quiero un Gobierno fuerte y libre para defender los intereses de los andaluces. Cuando entendí que no era libre para defender los intereses de los andaluces, le di la voz a la gente, convoqué elecciones.

-¿No se sentía libre?

-En efecto. Es lo que se le debe pedir a una presidenta, que cuando no se sienta que puede cumplir con su obligación, le dé la voz a la gente. Eso fue el 28 de febrero. Esa legitimidad la da el 28-F.

-Digo que si no obtiene la mayoría absoluta necesitará la abstención, al menos, de un grupo.

-Espero tener la alianza de nueve millones de ciudadanos. Y si la tengo, también buscaré el acuerdo, tenga la mayoría que tenga.

-El PP, por boca de Moreno Bonilla, y Podemos, por Teresa Rodríguez, han dicho que la apoyarán si hay un plan pactado con usted.

-Los que dicen que no tienen ideología coinciden mucho. Fíjese lo que ha ocurrido esta semana. Un día, el señor Íñigo Errejón anuncia que está dispuesto a pactar con el PP, y al siguiente el PP explica que ya no hay ideologías. Hay sintonía entre ellos. Yo no voy a gobernar ni con el PP ni con Podemos. Con el PP, porque ha hecho mucho daño durante estos tres años a la inmensa mayoría de las familias, a los trabajadores, ha empobrecido a la clase media y ha abaratado el empleo. Tengo diferencias políticas y económicas con ellos. Y no puedo gobernar con Podemos porque cuestionan el sistema, porque cuestionan el acuerdo de 1978. Y porque cuestionan el pago de la deuda, y hemos estado viendo con el caso de Grecia que quien no paga no puede abrir colegios ni hospitales ni pagar a sus profesionales. Y, además, Podemos no se compromete con los pueblos, dicen que van sólo a las grandes poblaciones. Y ni mucho menos voy a pactar con quienes tienen de referencia en Andalucía a Diego Cañamero, a Sánchez Gordillo y al antiguo Sindicato de Trabajadores del Campo. Ya están pidiendo el voto para Podemos.

-Sánchez Gordillo estuvo en la coalición de IU y el PSOE, era parlamentario.

-Y recordará que no estuvo de acuerdo con el pacto de Gobierno, no lo apoyó en la Cámara y faltó el día de mi investidura. Prefería que gobernase la derecha al PSOE. Lo mismo que ha ocurrido en Grecia, donde su presidente, Alexis Tsipras, ha pactado con la derecha.

-Dígame si aceptaría esos votos de Podemos y del PP.

-Es que no voy a pactar ni a gobernar con el PP o con Podemos, pero tendré talante para llegar a acuerdos.

-Hay quien sostiene en el PSOE que lo mejor sería volver a pactar con IU.

-IU tiene un boquete electoral importante, y no se dan cuenta. Yo lo sufrí en el Gobierno, su dirección se dedica en exclusiva a atacarme.

-¿Volvería a gobernar con IU?

-Quiero gobernar en solitario, y para ello me estoy dejando la piel. Me siento orgullosa del trabajo de todos los consejeros, de los del PSOE y de los de IU, pero ahora toca un Gobierno sólido.

-¿Usted no quiere un debate cara a cara con Juan Manuel Moreno?

-Yo voy a tener más de un cara a cara con él, él va a tener la oportunidad de decirme cosas a la cara y también me oirá a mí.

-¿Pero acepta el debate a dos?

-Voy a tener los debates que quieran los partidos. Lo que no entiendo es el ataque de nervios del PP. Los ciudadanos dirán que cuándo vamos a hablar de ellos.

-Los debates son para eso.

-Pero son muchos días hablando de debates, ¿no? Habrá debates, yo no soy Javier Arenas. 

-Hablemos de los ciudadanos. Cada vez que abro los periódicos, veo problemas laborales en el SAS, problemas en Urgencias, recortes en las unidades móviles. Usted utiliza los servicios públicos. ¿Es consciente de que hay un deterioro de la atención?

-Soy consciente de que los trabajadores del SAS han hecho un esfuerzo muy importante en sus bolsillos para mantener intacta la cartera de servicios. Aquí no se han privatizado hospitales ni se ha despedido a profesionales. Y, ahora, creo que deben recuperar derechos: hemos devuelto su jornada y su salario a 8.500 profesionales, hemos acordado una oferta de empleo público de 3.282 profesionales, cosa que no ha hecho nadie en España. Y si hay problemas coyunturales como las Urgencias, pues se reconocen y se cubren. Si hay un repunte o dos, se reconocen. Hemos metido 500 profesionales en cuatro días para reforzar las Urgencias. Lo que no quiero es que nadie use la eficiencia en la sanidad pública como argumento para privatizar, porque ése es el discurso el que mantuvo Rajoy en el Debate del estado de la Nación. Mire, puso de ejemplo a Galicia y a Murcia. En Murcia se han retirado pruebas como la del talón. Fuera de Andalucía, los pensionistas adelantan el copago de los medicamentos. Aquí, lo hace la Junta de Andalucía. Son 85 millones de euros. Fuera de Andalucía, cierran hospitales, aquí se abren.

-Hay algunos chares (hospitales comarcales) con proyectos que son casi arqueológicos, llevan enormes retrasos.

-En Cádiz, por ejemplo, hemos retomado las obras en La Línea, en Vejer y se ha puesto en marcha San Carlos. En Andalucía, muchos más.

-Le voy a preguntar por algunos hechos que supongo que estarán en el programa electoral que el PSOE presenta el lunes.

-De acuerdo, vamos.

-¿Cuándo recuperará Andalucía un ritmo aceptable de inversiones públicas en carreteras, hospitales y edificios de la Administración de Justicia?

-Las ciudades de la Justicia tendrán que esperar un poco más, pero ya he puesto en marcha infraestructuras paradas como la autovía de la Almanzora. Hemos dado un empujón al metro de Málaga y al de Granada. Yo soy una convencida de la obra pública y este año se va a notar.

-¿Planteará una rebaja de impuestos? ¿Del IRPF?

-Voy a hacer una política fiscal razonable, voy a primar a quienes colaboren a crear empleo. Y, a la vez, le voy a pedir al Gobierno central que nos dé la parte que nos corresponde de la recaudación para no ir a los tribunales y para que vaya al bolsillo de los andaluces.

-Repito, ¿IRPF?

-Espere, al menos, al lunes.

-¿Habrá nuevos impuestos?

-No, ni en el Gobierno de coalición acepté eso. Sí creo que debe haber una política fiscal en materia medioambiental.

-Los expertos convocados por el Ministerio de Sanidad proponen que se trate con los nuevos combinados a los enfermos de hepatitis C, incluso leves. ¿Andalucía los va a administrar o tendrán que esperar estos enfermos a que se pongan de acuerdo con el Ministerio de Sanidad?

-La Junta va a pagar el tratamiento de los enfermos, pero me parece un engaño que el Ministerio anuncie 700 millones de euros que, en realidad, vamos a poner las comunidades autónomas. Es que no ha convocado ni siquiera a la mesa sectorial para poder decidir. Sólo una mesa informativa.

-Pero nos ponemos en el caso de los enfermos.

-Andalucía ha dicho con claridad, y antes, que va a cumplir. Vamos a dar esos tratamientos. Pero lo del ministro es una broma de mal gusto.

-¿En qué sentido?

-En el sentido de que el Gobierno de España no paga nada.

-Pero porque el gasto lo tienen las comunidades autónomas.

-Pues entonces que no me recurra constantemente las subastas de medicamentos, y que no me impida ahorrar.

-La regularización de las casas ilegales se quedó atascada con el final de la legislatura.

-Es un compromiso de la presidenta y se cumplirá.

-Aún no le he preguntado si se va a ir a Madrid en algún momento de los cuatro años de la siguiente legislatura, ni siquiera si se va a presentar a las primarias socialistas.

-Lo he dejado claro: mi compromiso es con Andalucía y si tengo el voto de los andaluces, es aquí donde quiero estar.

-Para los cuatro años.

-Es aquí donde quiero estar, claro que sí.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios