'Verano 1993' no competirá por el Óscar

  • La película de Carla Simón se queda fuera de la carrera por los premios en la categoría de mejor película de habla no inglesa

Una imagen de 'Verano 1993'. Una imagen de 'Verano 1993'.

Una imagen de 'Verano 1993'.

La película española Verano 1993, de Carla Simón, se quedó esta madrugada fuera de la carrera de los premios Óscar a la mejor película en lengua extranjera, a la que opta la cinta chilena Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio, el único largometraje hispano.

La Academia de Hollywood informó en un comunicado de que el resto de las nueve precandidatas al Óscar a la mejor película en lengua extranjera también incluye a In the Fade (Alemania), On Body and Soul (Hungría), Foxtrot (Israel), The Insult (Líbano) y Loveless (Rusia). Completan la relación de semifinalistas a la estatuilla las películas Félicité (Senegal), The Wound (Sudáfrica) y The Square (Suecia).

Este año se habían presentado 92 largometrajes en esta categoría de los Óscar, entre los que figuraban aspirantes Verano 1993 (España), Zama (Argentina), Tempestad (México) o Pariente (Colombia) que finalmente no pasaron el corte.

De las nueve semifinalistas desveladas serán elegidas las cinco que aspirarán al premio. Será el 23 de enero, cuando se den a conocer todas las nominaciones para los Óscar.

Esta preselección para los premios más importantes del cine supone para Una mujer fantástica un nuevo triunfo en su aclamado recorrido comercial y de festivales, que llega apenas una semana después de que lograra la candidatura para los Globos de Oro en el apartado de mejor película extranjera.

La muerte de su pareja enfrenta a la protagonista de la cinta a la evidencia de que ser transexual es una carrera de obstáculos y resistencia ante la intolerancia y los prejuicios.

La película, cuyo reparto encabeza la actriz transexual Daniela Vega, ganó el Oso de Plata al mejor guión en la Berlinale. Lelio regresa así al universo femenino y coloca al espectador ante un personaje que pelea con quien le niega el respeto e intenta resquebrajar su dignidad.

Marina, el nombre de la protagonista, no carga únicamente con el peso de un entorno hostil después de la muerte del hombre con el que convivía y a cuyo funeral quieren impedirle asistir, sino que sujeta el filme de principio a fin con su aparición en casi todos los planos.

La película española, de la catalana Carla Simón, es un delicado retrato autobiográfico del duelo infantil ambientado en Girona y filmado en catalán, y se había impuesto a las otras dos finalistas, Abracadabra, de Pablo Berger, y 1898. Los últimos de Filipinas, de Salvador Calvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios