Principios de incertidumbre

La investigación. Stanislaw Lem. Trad. Joanna Orzechowska. Editorial Impedimenta. Madrid, 2011. 248 páginas. 18,95 euros

Si un día comenzaran a esfumarse los cuerpos de los depósitos de cadáveres, podría pensarse que o bien han sido robados por unos criminales desaprensivos, como en el macabro relato de Stevenson, o bien han vuelto milagrosamente a la vida. Esta es la situación que se le plantea al detective Gregory, un teniente de Scotland Yard que recibe el encargo de investigar el paradero de muertos desaparecidos o acaso resucitados en Londres y su comarca, un territorio difuso, fantasmagórico, rodeado de sombras y niebla. Incluso tratándose de Stanislaw Lem, un gran fabulador de acreditadas dotes visionarias, el argumento puede parecer chocante o descabellado, pero sorprende menos que el modo reticente y elusivo como se desarrolla.

Publicada originalmente en 1959, La investigación es una novela extraña y poco conocida en la admirable trayectoria del autor de Solaris, donde Lem plantea un enigma que luego de muchas vueltas no queda desvelado. No es una novela policiaca, aunque lo parezca o juegue a parecerlo, dado que la intriga se presenta como un mero instrumento para trasladar inquietantes reflexiones de orden metafísico, que no resuelven el misterio pero suscitan dudas a propósito de las leyes de la ciencia o de la lógica, es decir, de los fundamentos que sostienen nuestra confiada y tranquilizadora visión del mundo. Tampoco es una novela rocambolesca que abuse de los recursos espectaculares, pues los personajes se esfuerzan en todo momento por racionalizar unos hechos que son sólo insinuados. Es verdad que el relato pierde ritmo conforme se adentra en especulaciones, pero también lo es que las conjeturas, las preguntas sin respuesta, los sucesos inexplicables se traducen en una creciente sensación de desasosiego que perdura después de acabada la lectura. Nada o todo puede ser cierto, pero la intensidad de las pesadillas es tanto mayor cuanto más vaga e indefinible se muestra la amenaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios